proyecto salutia logo   home contacto

Alergia

 

VACUNAS PARA ALERGIAS

La alergia es una patología de evolución crónica, con episodios agudos, causada por sustancias que se denominan alérgenos en un organismo predispuesto y que no se transmite de persona a persona. Dentro de los diferentes tipos de tratamiento que se utilizan se encuentran las vacunas para alergias, cuyo objetivo es desensibilizar a las personas que padecen procesos alérgicos por contacto con las sustancias alergénicas. Hay diferentes tipos de vacunas para alergias:

Vacunas inhalantes: Se utilizan en los casos de asma bronquial y otras patologías alérgicas del aparato respiratorio como, rinitis, laringitis, faringitis, traqueítis, sinusitis y otras como conjuntivitis y otitis, que se producen por antígenos inhalantes.

Vacunas bacterianas: empleadas en los casos de patologías alérgicas del aparato respiratorio, otitis, urticarias, edema angioneurótico, dermografismo, eritroderemias, colitis, artralgias y otras patologías, siempre que exista sensibilización a las bacterias o sus productos.

Vacunas de alimentos: Se emplean en patologías del aparato digestivo que cursan con síntomas como diarrea, eructos, náuseas y vómitos, halitosis, distensión gástrica, cólicos abdominales y prurito anal. También reacciones alérgicas en la piel: urticaria, angioedema, prurito y eczemas. En el aparato respiratorio pueden existir síntomas como tos alérgica, ronquidos y otros.

Vacunas antimicóticas : Usadas para desensibilizar de hongos.

Vacunas de antígenos de insectos: Para desensibilizar en los casos de reacciones alérgicas por picadura de insectos

Vacunas de histamina: Indicadas en la cefalea histamínica y en algunos casos de urticaria y alergia por agentes físicos.

Vacunas de virus: Indicada en el caso específico del Herpes Simple

Vacunas para desensibilizar sin especificidad: Tiene indicación, como parte del tratamiento integral, para desensibilizar en forma inespecífica en casos especiales de sindromes alérgicos, donde el alergeno no fue identificado, como sucede en el acné, la furunculosis, blefaritis, foliculitis y otras estafilococcias.

CONCENTRACIÓN DE LAS VACUNAS: Los métodos más usados son el peso o volumen, contenido de nitrógeno total, unidad de nitrógeno proteico, unidades Noon y estandart biológico. Las vacunas deben ser aplicadas en diluciones que varían de 1:50 a 1:100.00.000 o más, conforme al método adoptado para desensibilizar. De este modo la preparación de soluciones de vacunas es mucho más simple. Por ejemplo: Soluciones 1:10, anexar 0,5 ml de vacuna concentrado en un frasco con 4,5 m. de solución diluyente adecuada.

TECNICAS PARA DESENSIBILIZAR: Entre las técnicas hay diferentes vías de aplicación que pueden ser: a) Intradérmicas,b) Subcutáneas, c) Oral, d) Sublingual, e) Nasal, f) Nasal – Inhalatoria y g) Percutánea. No todas ellas son aplicadas, solamente aquellas que tienen resultados prácticos. Las vacunas de vía oral o sublingual tienen que ser aplicadas diariamente, por la mañana y la noche, con tres gotas, dejando algunos segundos debajo de la lengua y luego deglutirlas. En el caso de las vacunas inyectables acuosas el esquema de las dosis se realiza de acuerdo a los síntomas o la reacción cutánea a los test de alergia. Generalmente se comienza con diluciones bajas y gradualmente se van aumentando en el tiempo.

DURACION DE LAS VACUNAS PARA ALERGIAS: La acción completa de las vacunas en general se consigue luego de dos a cuatro años de tratamiento. Después de los primeros meses de vacunación, estando los pacientes asintomáticos, las aplicaciones pueden espaciarse variando el número de días con el tipo de vacuna.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados