proyecto salutia logo   home contacto

Ansiedad

 

Ansiedad generalizada

La ansiedad generalizada es básicamente un estado de preocupación excesivo, que se padece sin motivo que lo justifique. Para llegar al diagnóstico de ansiedad generalizada es necesario que otros trastornos de la ansiedad, como la crisis de pánico o la fobia social, por ejemplo, hayan sido descartadas previamente. Ese estado de ansiedad excesivo tiene que tener un tiempo de evolución que supere los seis meses y debe ser diferenciada del estado de ansiedad normal.

Preocuparse y estar ansioso acompaña al diario vivir del hombre contemporáneo, y constituye una reacción normal a los estímulos de la vida moderna, pero hay que advertir que es necesaria una adaptaión individual a la sociedad y al medio ambiente. Como suele suceder en los casos de ansiedad generalizada, hay dificultad en la percepción y evaluación que los pacientes tienen de si mismos y con respecto a su medio ambiente psicosocial, por lo cual es necesario que el diagnóstico lo efectue un profesional en salud mental. Diagnóstico: La ansiedad generalizada se diferencia del resto de las patologías por el tiempo de duración de los síntomas. La ansiedad “normal “, esta relacionada con un conflicto o una crisis, y hasta tanto la situación que los genera no se modifique, la persona tiene una actitud de adaptación y tolerancia de la tensión ansiosa a través del tiempo, hasta que una vez superada la situación ese estado ansioso concluye. En los casos que la situación de conflicto o crisis, supere los seis meses y la persona continua ansiosa, tensa y nerviosa, haya o no un motivo para ello, debe sospecharse de un posible caso de ansiedad generalizada. Los síntomas que la caracterizan, son: a) Dificultad de relajación.b) Agotamiento psicofísico, c) Irritabilidad nerviosa, d) Tensión muscular, e) Trastornos del sueño o insomnio. No es necesario que se encuentren todos estos síntomas, es suficiente que el paciente sufra algunos de ellos, pero también acompañados por problemas o trastornos en su vida personal, familiar y social. Síntomas de la ansiedad generalizada: Los pacientes refieren un estado de gran preocupación, porque presienten que algo grave a a suceder sin que existan motivos que tales cosas van a ocurrir, (por ejemplo: sufrir un accidente o padecer un ataque cardíaco, etc.). Algunos pacientes temen que algo trágico pueda sucederles a sus seres queridos, imaginando situaciones críticas que no podrían superar. Los signos y síntomas son personales y hasta contradictorios entre los pacientes: unos aumentan de peso, porque su estado ansioso les provoca angustia oral, con aumento del apetito. Otros, en cambio pierden su peso corporal. Otros síntomas que suelen observarse son muy variados, ya que estos pacientes pueden también sentir sequedad de labios, sudoración en pies y manos, episodios de diarrea, aumento de las micciones, sensación de disfagia, sudoración intensa entre otros.

Estos síntomas van acompañados por una sensación de un estado permanente y prolongado de pesimismo ansioso. Hay que mencionar que muchos síntomas pueden ser cambiantes. A tal punto que algunas personas pueden tener periodos donde se sienten bien, alternando con períodos de recidiva. En los períodos asintomáticos algunos pacientes creen equivocadamente estar “curados” . Otros pacientes intentan un “autotratamiento” utilizando métodos no ortodoxos, recurriendo a fuentes no confiables. El estado de frustración por la falta de respuesta a los tratamiento no ordodoxos, llevan finalmente a estos pacientes a demandar la asistencia de un profesional especializado. Vulnerabilidad: Las mujeres tienen más posibilidades que los hombres de padecer un cuadro de ansiedad generalizada. Hay que destacar que esta patología afecta al tres por ciento de la población, especialmente a las personas jóvenes. Evolución: Generalmente es de evolución crónica, con intervalos cortos de remisión de los síntomas, que los pacientes padecen durante años. Es muy difícil que la curación sea espontánea. Tratamiento: Es con medicación farmacológica y psicoterapia individual.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados