proyecto salutia logo   home contacto

Ansiedad

 

ATAQUES DE PANICO

Etimología de la palabra pánico: Proviene del griego “panikon” que significa susto o miedo creciente. En la mitología griego el Dios Pa, provocaba el horror de pastores y campesinos. De tal modo la palabra en nuestra lengua derivada del latin tiene el significado de miedo . creciente o pavor repetitivo. Se denomina ataques de pánico a una entidad clínica reciente, que antiguamente se la conocía por neurastenia cardiocirculatoria o enfermedad del corazón de soldado (corazón irritable), definición otorgada por Da Costa en 1860 durante la guerra civil de América del Norte.

Recién en 1980 el cuadro fue designado con la denominación de “neurosis de ansiedad”, que incluía 2 formas clínicas: la enfermedad del pánico y la ansiedad aguda o generalizada. El disturbio emocional conocido como “ataques de pánico” tiene un origen endógeno (dentro de la persona), a diferencia de la enfermedad del pánico, que generalmente tiene un disparador externo (peligro, amenaza, catástrofes, etc.). Síntomas: Los pacientes con ataques de pánico, presentan signos y síntomas activados por el Sistema Nervioso Neurovegetativo: sequedad de mucosas, taquicardia, taquipnea, palidez, sudoración abundante y falta de aire. Este conjunto de manifestaciones se considera como “reacción de alarma”, adaptando el organismo a situaciones de fuga, lucha o peligro inminente. La característica de estos signos y síntomas preanuncia que en breve tiempo se producirá un cuadro compatible con lo que se conoce como Ataques de pánico. Los pacientes que sufren esta patología demandan con prontitud asistencia psicológica, que en las últimas décadas, desde fines del siglo pasado, en el postmodernismo, se presenta como una enfermedad de la “modernidad” ligada íntimamente al estrés social. Estadísticas que fueron presentadas en el año 1994 en Estados Unidos constataron que entre 2 a 3 de cada mil personas son afectadas por esta patología. Ocurre en adultos jóvenes, preferentemente entre los 20 y 45 años de edad y afecta a ambos sexos, con mayor prevalencia en las mujeres (relación 3:1 ). Diagnóstico : Los ataques de pánico se fundamentan en el hallazgo de las siguientes evidencias: a) Los Ataques de pánico son recurrentes e inesperados : Luego de un corto periodo de miedo intenso aparecen por lo menos 4 de los siguientes síntomas que alcanzan su máxima intensidad a los 10 minutos de comenzados: taquicardia, sudoración, temblores, disnea, dolor torácico, nauseas, dolor abdominal, mareos sensación de irrealidad o despersonalización, miedo de morir, miedo de perder la razón, parestesias (sensación de hormigüeo), escalofríos o calor. b) Uno de los ataques de pánico es seguido de los siguientes síntomas: miedo persistente de un nuevo ataque, preocupación de las consecuencias del mismo, una alteración de comportamiento importante relacionada con los ataques de pánico. c) Los ataques de pánico no tienen que originarse en los efectos fisiopatológicos de medicamentos o drogas (alcohol, cafeína, cocaína, etc.) u otra condición patológica (hipertiroidismo, feocromocitoma, etc.). d) Los ataques de pánico no deben ser originados por otra enfermedad mental, como las diferentes neurosis fóbicas (fobia social, trastorno obsesivo-compulsivo, etc.).

Diagnóstico diferencial : Los ataques de pánico se deben diferenciar de 2 grandes grupos de patologías: las de causa orgánica o biológica: hiper o hipotiroidismo, prolapso de la válvula mitral, hipoglucemia, feocromocitoma, crisis epilépticas, laberintitis,etc. y como consecuencia de patologías psiquiátricas: ansiedad generalizada, depresión, despersonalización, esquizofrenia, etc. Tratamiento: a) Medicamentos antipánico: alprazolan y clonazepan, antidepresivos tricíclicos (imipramina, amitriptilina, etc.), inhibidores de la aminoxidasa (IMAO), inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, sertralina, fluoxetina, etc. y b) Psicoterapia individual.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados