proyecto salutia logo   home contacto

Ansiedad

 

COMO SUPERAR LA ANSIEDAD

Antes de analizar el tema "Cómo superar la ansiedad" hay que dejar en claro que la ansiedad es un sentimiento de aprehensión desagradable, vago, indefinido, acompañado de sensaciones físicas como vacío o frío interno, opresión torácica, palpitaciones, transpiración, cefalea, falta de aire, dentro de otras muchas sensaciones, que no siempre es perjudicial a nuestra salud mental.

La ansiedad es una señal de alerta, que advierte sobre peligros inminentes que pueden vulnerar la existencia o la vitalidad , pero a la vez trata de capacitar a los individuos a tomar medidas para enfrentar tales amenazas. Se diferencia del miedo, porque éste genera una respuesta consecutiva a un peligro conocido, definido; en cambio la ansiedad es una respuesta a una amenaza desconocida o incierta. La ansiedad prepara a las personas para lidiar con situaciones potencialmente graves o dañosas, como son las puniciones o privaciones, o cualquier otra amenaza a su integridad personal, tanto física como moral. Este es el mecanismo que utiliza el organismo, tomando las medidas necesarias para impedir la concretización de esos posibles prejuicios o al menos disminuir sus consecuencias. Por lo tanto, en muchos casos, la ansiedad es una reacción natural y necesaria para la autopresrvación humana. No es un estado normal, pero se considera una reacción normal, así como la fiebre no es una condición normal del individuo, sino es una reacción de su organismo a un estado de infección. Las reacciones de ansiedad normales no necesitan ser tratadas porque son naturales y se autolimitan en el tiempo. Las otras, las reacciones de ansiedad anormales, terminan constituyendo los sindromes de ansiedad patológicos y deben tratar de superarse, lo cual no puede hacerse sólo con voluntad propia, por lo tanto hay que recurrir a la asistencia profesional porque requieren tratamiento específico. Hay que tener en cuenta que hasta los animales pueden experimentar ansidedad. En ellos, el estado de ansiedad los prepara para la huída o la lucha, ya que son los mecanismos básicos que preservan su especie. En distintos momentos de la vida de las personas también pueden encontrarse “estados de ansiedad normales” , que son característicos para cada edad: el lactante se siente amenazado si es separado de su madre, el niño presenta ese estado cuando se encuentra separado por largo tiempo de sus padres, para el adolescente puede existir ese estado ante la primera cita con su futura pareja, el adulto joven lo puede percibir ante una enfermedad con diagnóstico incierto y para el adulto mayor, puede presentar lo mismo frente a su propia vejez o la proximidad de la muerte. La ansiedad normal , es un acompañamiento natural de crecimiento, de cambio, de experiencia, en la personalidad humana y que puede ayudar también a encontrar nuestra propia identidad y hasta el significado de nuestra propia existencia.

En cambio, la ansiedad patológica es más intensa y prolongada en el tiempo, no se autolimita y tiende a precipitarse. En vez de contribuir a enfrentar y superar el objeto o la situación que dio origen a la ansiedad, termina dificultando o imposibilitando tanto la lucha como la adaptación. Antes de proponerse “como superar la ansiedad” las personas deberían plantearse si lo que padecen es ansiedad patológica, porque si no fuera así no habría necesidad de hacerlo, ya que los estados de ansiedad normal o natural complementan el crecimiento personal y terminan autolimitandose. Paradojicamente este tipo de ansiedad “ayudaría a superar lo que las personas consideran peligros o amenzas”. Sólo en los otros casos, donde la ansiedad si es patológica y nociva para la salud psicofísica, se debería recurrir al tratamiento específico, única condición que ayudaría a superar la ansiedad.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados