proyecto salutia logo   home contacto

Origen del cáncer

Prevención integral del cáncer de cuello uterino

Cáncer de cuello uterino

Síntomas del cáncer

Cáncer de próstata

Tratamiento del cáncer de próstata

Cáncer de pulmón

Cáncer de mama

Prevención del cáncer de mama

 

 

CANCER

Las células son unidades vitales básicas. Todos los organismos están compuestos por una o más células y, en general, se dividen para producir más células sólo cuando el cuerpo lo necesita.

El cáncer es una patología maligna que se produce por la proliferación de nuevas células que se multiplican rápidamente invadiendo un tejido normal y gracias a su proliferación de dichas células, llamadas malignas, forman una masa de tejido, llamado “tumor” y pueden terminar ocupando grandes áreas del órgano, la víscera o el tejido en que se instalaron. En la fase final de ocupación, los tejidos afectados pierden su capacidad funcional, lo que provoca daño a la salud y su magnitud estará de acuerdo a la jerarquía del órgano invadido (por ejemplo: cerebro, pulmón, etc.). Cuando esto sucede, se forma una masa de tejido nuevo que se denomina tumor. El cáncer no respeta edades ni sexo, pero es más frecuente en personas que pasaron la década de los sesenta años de edad. La tercera parte de la población mundial actual, contraerá algún tipo de cáncer en algún momento de su vida. El hecho que ha aumentado la expectativa al nacer (existe más longevidad en los países desarrollados), el riesgo de contraer esta enfermedad se encuentra en aumento. La aparición del cáncer es un proceso prolongado que generalmente comienza con cambios genéticos en las células y continúa en el crecimiento de estas células con el transcurso del tiempo. El tiempo desde el cambio genético hasta la presentación del cancer se llama el periodo de latencia. Dicho periodo puede prolongarse durante 30 años o más. Esto significa que algunos cánceres diagnosticados en la actualidad pueden ser el resultado de cambios genéticos que ocurrieron en las células hace mucho tiempo. En teoría, el cuerpo presenta células cancerosas todo el tiempo, pero el sistema inmune las reconoce como células extrañas y las destruye. La capacidad del cuerpo para protegerse del cáncer puede verse perjudicada por algunos medicamentos e infecciones virales.

TUMORES BENIGNOS Y TUMORES MALIGNOS

Los tumores se encuentran en todos tipos de tejidos y pueden ser benignos o malignos. a) Tumores benignos: Se denominan así, aquellos que no son cancerosos. Tienen una característica común: no invaden tejidos vecinos, tienen una cápsula que los contiene y no se reproducen en otros sectores del cuerpo (no dan metástasis). Generalmente, pueden extirparse quirúrgicamente y en la mayoría de los casos, no reaparecen. Las células de tumores benignos permanecen juntas y a menudo son rodeadas por una membrana de contención. Ejemplos de tumores benignos: Adenoma - Bultoma o tumor que crece en las glándulas y en torno a ellas, pudiendo ser visible o palpable, cuando las glándulas son externas (ejemplo: tumor de glándula tiroides). Lipoma - Tumor que se inicia por la proliferación de células en el tejido adiposo. Ejemplo: los que se ubican en cualquier sector de la dermis. Verruga - Masa protuberante en la piel, de consistencia blanda, generalmente pediculada. Mioma - Tumor originado en células del tejido muscular. b) Tumores malignos: Las células cancerosas se caracterizan por tener en su inerior un núcleo diferente de las normales (atipía celular) con gran capacidad de reproducirse y por esa facultad, el tumor que se produce puede invadir y dañar tejidos y órganos cercanos al mismo. Alguna de estas células puede separarse del tumor maligno y entrar a la circulación sanguínea o linfática. Este es el medio por el cual una célula puede llegar a tejidos y órganos distantes, diseminando la enfermedad (metástasis), ya que una vez instalada en esos tejidos y órganos normales, comienza a reproducirse con la misma velocidad que el tumor primitivo. Lo que caracteriza al cáncer es la capacidad de reproducción que tienen sus células que ocasiona un crecimiento rápido y descontrolado del nuevo foco tumoral (metástasis) independiente del tejido donde comenzó.

Ejemplos de tumores malignos: los podemos hallar en todos los tejidos del organismos, pero es importante mencionar los más importantes: en el hombre: cáncer de pulmón, de próstata y de cólon. En la mujer: cáncer de mama y cáncer de cuello uterino.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados