proyecto salutia logo   home contacto

Cancer

 

CANCER DE PROSTATA

Generalidades: La herramienta que tiene la medicina para luchar contra el Cáncer de Próstata, es la detección precoz, es decir la posibilidad de diagnosticar este tumor maligno en el inicio de su desarrollo. Para comprender mejor la importancia de la detección temprana, explicaremos en qué consiste.

La detección precoz o screening para un tipo de cáncer procurar diagnosticar dicho cáncer en su fase inicial, antes que aparezca la sintomatología. En algunos tipos de cáncer, el médico puede evaluar en la población que asiste cual es el grupo de personas que tiene más riesgo de desarrollar un tipo de cáncer ya sea por causa de su historia familiar, por las patologías que ya tuvo o que va a padecer o también por causa de los hábitos no saludables, como el tabaquismo, alcoholismo o alimentación hipergrasa. Las personas vulnerables a una patología y que tienen los mismos riesgos, forman los denominados grupos de riesgo. Es en esos grupos donde los médicos deben efectuar los test o exámenes específicos que detecten precozmente una enfermedad. Si esa enfermedad es cáncer, su diagnóstico precoz va a ser determinante para conservar la salud y la vida de las personas que lo padecen.

DIAGNOSTICO: La próstata es una glándula masculina que se localiza entre la vejiga y el recto. Es una glándula que participa en la producción de semen, líquido donde están los espermatozoides formados por el testículo. El cáncer de próstata más frecuente es del tipo adenocarcinoma. No se conoce bien el mecanismo que lleva a las células glandulares de la próstata a sufrir una malignización y a pesar de tener lesiones precoces reconocibles, como la neoplasia intracelular de próstata, las lesiones benignas precursoras de este tumor maligno, no son comúnmente identificables. Los exámenes que se deben realizar para detectar precozmente el cáncer de próstata son:

•  Tacto rectal

•  Ecografía prostática

•  Dosaje de antígeno prostático específico (PSA)

El tacto rectal lo realiza un médico especialista en Urología, que por medio de un tacto manual, con el dedo medio puede llegar hasta la proximidad de la cara posterior de la próstata. Por medio de este procedimiento se puede constatar un aumento de la glándula, o presencia de nódulos endurecidos en su superficie. Esta evidencia puede ser útil para recomendar otro tipo de exámenes que orienten a un diagnóstico precoz del cáncer de próstata. La ecografía de próstata es un estudio por imágenes, donde pueden observarse las características estructurales de la glándula. El dosaje del PSA (Antígeno Prostático-Específico) es un examen de sangre que mide el nivel de una sustancia relacionada con las alteraciones presentes de la próstata. En la mayoría de las veces, cuando está muy aumentado, significa que existe una alteración maligna de las células de la glándula. Cuando el nivel de dicha sustancia está levemente aumentado, puede ser debido a procesos inflamatorios benignos de la glándula (Prostatitis), inclusive el simple tacto rectal puede provocar ese aumento del nivel. Al final de la década del ochenta con el advenimiento de la ecografía y del dosaje del PSA la frecuencia del diagnóstico del cáncer de próstata aumentó. Pero el dato más importante es que por medio de estos estudios se pudieron diagnosticar tumores malignos en un estadía precoz, que permitía un tratamiento oportuno, que mejoraba el pronóstico y/o el tiempo de sobrevida de los pacientes.

FACTORES DE RIESGO: Edad: este tipo de tumor comienza a incidir en los hombres luego de los 50 años de edad. Raza: Es más prevalente en hombres de raza negra. Además la tasa de mortalidad por cáncer de próstata es mayor en los hombres de raza negra que en los de raza blanca. Historia familiar: Familiares de primer grado (padres, hermanos) aumenta la posibilidad de una persona de desarrollar cáncer de próstata. Alimentación: Aumenta el riesgo el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, dieta pobre en fibras y déficit de vitaminas.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados