proyecto salutia logo   home contacto

Cancer

 

TRATAMIENTO DEL CANCER DE PROSTATA

Las decisiones sobre el tratamiento del cáncer de próstata están relacionadas con muchos factores. Antes de tomar una decisión, el paciente debe solicitar otra opinión profesional. El profesional que debe recomendar el tratamiento tiene que ser un médico urólogo.

El tratamiento ideal es el que se ajuste a las necesidades del paciente. El tratamiento del cáncer de próstata depende de la etapa o estadío que tiene la enfermedad y del grado del tumor (es la fase que indica la posibilidad de crecimiento o diseminación). Otros factores importantes para la estrategia de tratamiento son: la edad, el estado de salud y lo que el paciente está dispuesto a consentir sobre los efectos colaterales del tratamiento.

Preparación e información del paciente: Los pacientes desean saber acerca del pronóstico de la enfermedad, las opciones de tratamiento y los posibles efectos colaterales de cada opción, y de esa manera, tener una participación activa en las decisiones sobre el cuidado médico que va a recibir. El cáncer de próstata puede ser tratado de varias formas: con expectativa armada, cirugía, radioterapia o terapia hormonal). Si el médico urólogo recomienda la expectartiva armada, la salud del paciente tiene que ser vigilada de cerca y tratado solamente si aparecieran signos y síntomas que indiquen agravamiento de la patología. Los pacientes exigen ser informados los posibles efectos colaterales de cada opción, especialmente aquello sobre la actividad sexual, la posible alteración de sus micciones y otras preocupaciones sobre la calidad de vida.

TIPOS DE TRATAMIENTO

a) Expectativa armada: puede ser recomendada para aquellos hombres que tengan un cáncer de próstata que se encuentre en su etapa inicial y que tenga un crecimiento lento. Esta situación también sería aplicable en los casos de hombes de edad avanzada que presenten otras patologías graves. Para estos hombres los posibles riesgos y efectos secundarios de la cirugía, la radioterapia o la terapia hormonal, pueden tener más daños para la salud que los posibles beneficios que propone.

b) Cirugía: es un tratamiento muy utilizado para el cáncer de próstata en su etapa inicial (denominada prostatectomía). Es una técnica quirúrgica por la cual se extirpa parcial o totalmente la glándula. En algunos casos, se puede utilizar una nueva técnica llamada cirugía preservadora de enervación, por la cual se puede recuperar las terminaciones nerviosas que controlan la erección. En los casos de tumores voluminosos este tipo de técnica no puede realizarse. El médico tiene que describir las diferentes técnicas y comparar los riesgos y beneficios de cada una. En la prostatectomía perineal radical, el cirujano extirpa toda la próstata a través de una incisión entre el escroto y el ano. Los ganglios linfáticos vecinos también son extirpados por medio de una incisión separada en el abdomen. Hay un tipo de cirugía, llamada endoscópica, donde la extirpación de la próstata se hace a través del orificio de la uretra por medio de un aparato de fibra óptica llamado citoscopio. La zona tumoral es cortada eléctricamente por un pequeño elemento cortante que está en la punta de dicho instrumental. Es un método muy utilizado en los casos donde la obstrucción del flujo de orina es el signo de mayor importancia.

c) Radioterapia: consiste en el uso de radiaciones de alta energía para destruir las células cancerosas. Como sucede en la cirugía, la radioterapia es un intervención local, que sólo actúa sobre el tejido tumoral. En el cáncer de próstata en su etapa inicial, la radiación puede sere usada como sustituto de la cirugía o después de una cirugía para destruir cualquier célula cancerosa que no haya sido removida de la región. En etapas más avanzadas, puede ser utilizada para aliviar el síndrome doloroso y otros síntomas que acompañan a la enfermedad. Hay 2 tipos de radioterapia: una que se origina en pequeñas semillas radioactivas colocadas en el cuerpo cerca del tumor (radiación interna), que se prefiere en los tumores pequeños y otra que se realiza a través de una máquina de radiación que direcciona los rayos, concentrándolos en el área del tumor (radiación externa). En este último caso, los pacientes tienen que concurrir al establecimientro sanitario 5 veces por semanas, durante varias semanas.

d) Terapia hormonal: Esta técnica impide que las células cancerosas obtengan la hormona que precisan para multiplicarse. Este procedimiento se denomina “terapia sistémica” porque pueden afectar las células cancerosas que se encuentren en cualquier parte del cuerpo. Es muy útil cuando el cáncer se encuentra en un estadío avanzado, diseminado por otros tejidos. Es muy común que esta técnica se realiza combinada con alguna de las anteriores, por ejemplo después de una cirugía o de un tratamiento de radiación. Los medicamentos conocidos como agonistas de la hormona liberadora de la luteneizante (LH-RH) pueden impedir que los testículos produzcan testosterona. Otros fármacos conocidos como antriandrógenos, son los llamados bloquentes de la acción de los andrógenos (la flutamida y la aminoglutetimida). El cáncer de próstata que se encuentra diseminado en otras partes del cuerpo, generalmente es controlado con terapia hormonal por un período que abarca a varios años.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados