proyecto salutia logo   home contacto

Causas de la celulitis

Tipos de celulitis

Celulitis facial

Masajes para celulitis

Tratamiento para celulitis

Dieta para celulitis

Ejercicios para celulitis

Cremas para celulitis

Drenaje linfático manual

 

 

CEULITIS

Como la celulitis es una patología compleja, cuya causa aun se desconoce y además se presenta de una manera diferente en cada mujer, debemos reconocer que tiene un origen y una evolución multifactorial. Por esta razón, debido a que se trata de un trastorno en el cual participan múltiples factores, es importante conocer las diferentes etapas de la celulitis, ya que los resultados de los tratamientos elegidos, también dependerán del grado de severidad.

La Celulitis es un proceso fisiopatológico complejo que implica diversos estadíos, que a continuación se describen:

- Celulitis edematosa: se trata de un estadio inicial en el cual predomina la retención de líquidos y la “piel de naranja” no se observa a simple vista sino que se hace evidente al comprimir los tejidos. No es dolorosa. No se asocia a flacidez ni hay compromiso de las capas de grasa.

- Celulitis blanda: la “piel de naranja” es evidente a simple vista y se pueden tocar pequeños nódulos que corresponden a la alteración del tejido graso superficial, es blanda al tacto y levemente dolorosa. Frecuentemente se asocia a flacidez.

- Celulitis dura: es el estadio más severo en el cual existe una gran fibrosis que rodea nódulos de grasa de diferentes tamaños. Suele ser dolorosa.

TIPOS DE TRATAMIENTO

Existen diversos tratamientos para la celulitis, la mayoría de ellos la mejoran en mayor o menor grado. Los profesionales tienen la responsabilidad de explicar al paciente que la celulitis es un problema crónico y para lograr que los resultados obtenidos puedan mantenerse a lo largo del tiempo, se tiene que completar el tratamiento con un control clínico periódico y un autocuidado permanente.
La eficacia de cada tratamiento dependerá del tipo de celulitis. En la mayoría de los casos se deberá asociar más de un tratamiento:
- Medidas de prevención: Como condición principal debe indicarse una alimentación adecuada con el objetivo de prevenir un aumento del Índice de Masa Corporal, completando con una guía de ejercicios físicos realizados regularmente, tanto como para el gasto calórico como tamién para lograr corregir alteraciones ortopédicas, si ellas existiesen.
- Tratamientos domiciliarios: En caso de existir un proceso celulítico, hay que prescribir el uso de cremas anticelulíticos, que se aplican mediante un masaje ascendente y circular en las zonas conflictivas como glúteos, abdomen y caderas.


- Tratamientos en cabinas de belleza: Completando el tratamiento anterior se puede recurrir a los masajes aplicados por profesionales ajustados al tipo de celulitis, ya que éstos son efectivos cuando se realizan de manera constante. Los mejores resultados se observan en la celulitis incipiente o edematosa. Existen diversos aparatos capaces de mejorar la celulitis, la indicación debe ser realizada por el profesional después del diagnóstico correcto del tipo de celulitis. Los mejores resultados suelen observarse al asociar varios tratamientos y al ser constantes.
- Tratamiento medicamentoso: La mesoterapia es un excelente tratamiento de la celulitis que puede utilizarse de forma aislada o asociada a masajes y aparatos. Se trata de microinyecciones en las zonas afectadas que permiten mejorar la circulación y reducir grasa localizada. Debe ser realizada por médicos en clínicas autorizadas.
- Tratamiento quirúrgico: los curujanos plásticos recurren a un tipo de operación llamada " lipo escultura" que se realiza cuando existen algunos casos de adiposidades localizada o en los casos de "celulitis indurada".

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados