proyecto salutia logo   home contacto

Celulitis

 

DIETA PARA CELULITIS

El proceso llamado Celulitis, es multifactorial pero tiene un elemento esencial: la presencia del lipocito, que es la célula que forma el tejido graso.

En el interior de esta célula existen pequeños vacuolos de grasa que reciben y capturan el exceso de grasa que proviene de los alimentos. En la medida que el organismo incorpore más grasa de los alimentos, el tejido graso irá aumentando, comprimiendo vasos sanguíneos y linfáticos, proceso que condiciona a su vez la aparición de edema. Esta explicación muy elemental, es para fundamentar la importancia que adquiere la dieta para celulitis, ya que uno de los elementos que la desarrolla es el aporte de grasa a través de los alimentos. Para lograr un tratamiento integral de la celulitis, además de los factores genéticos, de las alteraciones de los estrógenos y la falta de ejercicio, que deberán corregirse también deberá ocurrir con la alimentación. Por ello, la primera acción que se debe llevar a cabo en la dieta para celulitis es evitar los Hidratos de Carbono refinados (dulces, pastas, pan, masas, tortas elaboradas con harina blanca. También alimentos y productos que tienen incorporadas grasas saturadas y trans (carne con alto contenido graso, frituras, margarina entre otros).

Recomendaciones: Tomar abundante agua, ya que es un vehículo excretor de toxinas del organismo. La cantidad estimada diaria que se debe tomar oscila alrededor de 8 vasos. El cloruro de sodio, es decir la sal de mesa debe disminuirse al mínimo ya que favorece la retención de líquidos y la formación de edemas. Muchos alimentos no perecederos contienen concentración abundante de sal. La mayonesa y los aderezos que la contienen incluyen aceite y yema de huevo, por lo que aportan gran porcentaje de grasas que contribuyen a la acumulación de toxinas. Totalmente diferente es la acción de la fibra natural incorporada a las comidas habituales, ya que ayudan a eliminar los residuos metabólicos. Las fibras se encuentran en los vegetales frescos, especialmente de hojas verdes.

A continuación resumiremos los alimentos que deben incluirse en la dieta para celulitis:

•  Algas: fuente de iodo, equilibra el trabajo de la glándula tiroides, evitando las fluctuaciones hormonales.

•  Incluir arroz integral frecuentemente en el plato principal, ya que contiene fibras, vitaminas del compejo B y minerales, como magnesio y cromo, favorenciendo la digestión de los glúcidos y el funcionamiento del intestino.

•  También utilizar avena, sustancia rica en silicio, que reorganiza las fibras de sustentación de la piel y previene la formación de depresiones de la celulitis.

•  Utilizar aceite de oliva extravirgen: porque tiene acción antinflamatoria que es útil en los edemas que se forman en la piel con celulitis.

•  Castañas: contienen abundante selenio, que es un importante antioxidante para combatir el envejecimiento celular.

•  Vegetales de hoja verde: aportan clorofila, mejoran la circulación, y tienen además acción desintoxicante en el organismo.

•  Manzanas: aportan pectina, que es un tipo de fibra neutralizante de las toxinas que capta el líquido linfático.

•  Alimentos a base de Soja, que favorecen a la función intestinal, favoreciendo la desintoxicación y estimulando la circulación.

Es importante que la dieta para celulitis se cumpla diariamente. Finalmente describiremos un modelo dietético a realizar, en los 7 días de la semana.

LUNES: Desayuno: te sólo o con leche desgrasada, 2 galletas de arroz y una cucharada de queso blanco. Almuerzo: caldo de verduras sin sal, un plato de ensalada verde y apio, con una porción de gelatina de frutas. Merienda: igual al desayuno mas una pieza de fruta manzana, pera o naranja). Cena: caldo de verduras sin sal, una porción de pollo sin piel, ensalada de zanahoria rallada y apio y una manzana.

MARTES: El desayuno y merienda pueden repetirse. Almuerzo: caldo de verduras con ensalada de apio, manzana y yogurt y una porción de ensalada de frutas. Cena: caldo de verduras, salpicon de ave (pechuga, tomate, cebolla y lechuga) y una manzana

MIERCOLES: Igual para el desayuno y merienda. Puede incluirse yoghurt de frutas. Almuerzo: caldo de verduras, ensalada con tomate, lechuga, apio, zanahoria, cebolla y atun. Cena: Caldo de verduras, 2 filet de merluza al horno o asado, con poco aceite y limón, ensalada verde con tomate, lechuga y remolacha. Gelatina de pera.

JUEVES: Puede agregarse al te, 2 tostadas de pan integral con queso blanco y yogurth de frutas, en el desayuno y merienda. Almuerzo: caldo de verduras sin sal, puré de verduras de zanahoria, cebolla de verdeo y remolacha. Una naranja. Cena: caldo de verduras, tomate natural y frutas.

VIERNES: Mismo desayuno y merienda acompañado de una manzana. Almuerzo: caldo de verduras, omelet de acelga o espinaca y una manzana. Cena: caldo de verduras, ensalada de lechuga y zanahoria, un bife y un yoghut de frutas.

SABADO: Desayuno y merienda semejantes a los anteriores. Almuerzo: caldo de verduras, huevos duros con verdura y una porción de gelatina. Cena: caldo de verduras, pechuga de pollo con puré de zapallo y una porción de gelatina de frutas.

DOMINGO: El mismo esquema para desayuno y merienda. Almuerzo: caldo de verduras, un bife a la plancha y una ensalada verde, de lechuga, radicheta y apio. Cena: caldo de verduras, un plato de arroz integral con un tomate al natural y una manzana asada.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados