proyecto salutia logo   home contacto

Celulitis

 

TIPOS DE CELULITIS

La celulitis es una enfermedad de la piel que se manifiesta por la aparición de ondulaciones, dando un aspecto de piel de naranja. La causa es un aumento del tejido adiposo subcutáneo, donde se encuentran las células adiposas (lipocitos) aumentados de tamaño y de número. Debido a las diversas formas de manifestarse esta patología se divide en diferentes tipos de celulitis. Hay una forma de clasificación de celulitis que se realiza según la característica de las lesiones :

1) CELULITIS COMPACTA: su aspecto es de dureza, la piel no modifica su estructura en los cambios de posición. Algunas veces se presenta dolorosa al tacto y se localiza principalmente en las extremidades inferiores, especialmente en la cara posteroexterna de los muslos y la cara interna de las rodillas. Más frecuente en mujeres jóvenes y adolescentes.

2)  CELULITIS FLÁCCIDA O BLANDA: Es el tipo de celulitis que se instala en el tejido esponjoso formando una especie de bolsas, cambiando de forma en los cambios de posición del cuerpo. Se localiza más frecuentemente en la cara anterior de los muslos y en los brazos. Suele acompañarse por várices y la pesadez y cansancio en las piernas son síntomas habituales. Este tipo de afección las padecen personas obesas.

3)  CELULITIS EDEMATOSA: Es la menos frecuente. Se presenta como elevaciones o prominencias de la piel de consistencia semiblanda, dolorosa al tacto y a veces espontáneamente. Se localiza habitualmente en las extremidades inferiores, sobretodo en las piernas, pudiendo afectar también rodillas y muslos. Cuando las piernas se hinchan adquieren un aspecto “de columna” desapareciendo el relieve normal. Es acompañada por fenómenos circulatorios, especialmente en los vasos linfáticos y venosos de las piernas, dando lugar por la fragilidad capilar a derrames o edemas, que provocan pesadez y cansancio. Es un tipo de celulitis que suele afectar a mujeres en la pubertad o adolescencia.

4)  CELULITIS MIXTA: Es un mezcla de las tres variedades expuestas anteriormente, sin predominio de una de ellas. Muchas veces, en una misma paciente pueden encontrarse dos tipos de celulitis diferentes (en las piernas, celulitis compacta y en los muslos celulitis edematosa).

Otra forma de clasificación del tipo de celulitis es de acuerdo a la evolución del proceso inflamatorio:

Piel normal: en condiciones normales el tejido graso tiene una rica irrigación, pero las células adiposas tienen el tamaño y forma normales. Los vasos también tienen un calibre y un funcionamiento normal.

Piel con patología:

GRADO UNO: la celulitis más leve, que hasta llega a pasar desapercibida, pudiendo ser detectada por exámenes anatomopatológicos de la piel. Son los casos donde hay un aumento de volumen de las células adiposas que provoca un aumento en la acumulación del tejido graso. No existe alteración circulatoria y hay un discreta dilatación de las pequeñas venas del tejido graso.  

GRADO DOS: En este tipo de celulitis los nódulos pueden ser observados a simple vista, comprimiendo suavemente la musculatura de la zona glútea o de las caderas. Las células grasas tienen más volumen y las que están en planos más profundos comienzan el mismo proceso hipertrófico. Aparece un cierto grado de fibrosis, que en caso de agravarse permite la aparición de micromódulos en la fase siguiente. El aumento del volumen celular provoca compresión de los vasos venosos y linfáticos alterando la circulación, reteniendo líquidos. Esta situación es concomitante al edema de células grasas y retención de detritus tóxicos, que en vez de eliminarse, comienzan a acumularse en la región. .

GRADO TRES: Son los casos de celulitis donde los nódulos y la apariencia de la piel (cáscara de naranja) se manifiestan sin tener que comprimir la zona. Las células continúan aumentando su volumen por el aumento progresivo de grasa, generando un desorden del tejido y aparición de nódulos que a pesar de ser profundos provocan elevación de la superficie de la piel, dando un aspecto típico a la lesión. Comienza la fibrosis de la zona con endurecimiento del tejido de sostén y la circulación está más afectada por la compresión de los vasos. Aparece los síntomas típicos de cansancio y pesadez en las piernas.

GRADO CUATRO: Los nódulos son muy evidentes, hasta pueden palparse con los dedos acompañándose por otras alteraciones circulatorias, como várices y dificultad en la circulación linfática. El desorden en el tejido graso es acentuado y el tejido de sostén se endurece, produciéndose la fibroesclerosis. La superficie de la piel es “lustrosa”, llena de depresiones y de color achocolatado. El cansancio y la pesadez se hacen intolerables.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados