proyecto salutia logo   home contacto

Cirugia estetica

 

Cirugía Estética en las adolescentes

La cirugía estética en los últimos años se fue arraigando paulatinamente en grandes sectores de la población femenina. La ponderación social de la imagen y el aspecto físico de las mujeres, no sólo determinó que muchas de ellas preocupadas por su propia imagen hayan recurrido a la cirugía estética, sino que el auge de este tipo de cirugías se está observando en adolescentes mujeres.

A tal punto está difundida esta práctica, que muchas en vez de la vista de los quince años, ruegan a sus padres que sea sustituida por una de la cirugías más solicitadas, por el regalo de sus sueños: cirugía de aumento de senos. Otros de los procedimientos solicitados por las pacientes de estas edades son: rinoplastia (cirugía de la nariz), liposucción y ocasionalmente otoplastia (cirugía de las orejas). Se debe advertir que la característica más significativa de la adolescencia es “adolecer”. Adolecen de información suficiente de las ventajas y desventajas del tipo de cirugía que ellas eligen. Adolecer de las expectativas necesarias para decidir una intervención quirúrgica de esa índole. Adolecer de la edad suficiente en que se establece el desarrollo corporal, de los caracteres secundarios sexuales, especialmente en el desarrollo mamario. Ello no indica que todas las adolescentes son candidatas a someterse a una cirugía cosmética. Generalmente los adolescentes pueden ser más propensos que los adultos a crearse falsas expectativas. Por todo lo expuesto, es necesario que el cirujano plástico sea prudente en el asesoramiento a la paciente adolescente y a sus padres, mucho más que el que se debe tener en la consulta de pacientes adultos. El profesional debe indagar al grupo familiar sobre las razones que llevan a demandar la cirugía estética en una adolescente. Muchas veces la decisión de la adolescente no surge realmente de un aspecto físico que deteriore su imagen, sino de fluctuaciones en su estado de ánimo, o la propia inestabilidad emocional frecuente a esa edad, que condiciona a que se tomen decisiones equivocadas, de las que no pocas veces se arrepienten. Esta actitud prudente del profesional actuante, requiere que existan más de una consulta, para darle “tiempo” a la paciente y a su familia para que reflexione y evalúe la decisión. No es raro escuchar conversaciones entre adolescentes con respecto a la importancia que se le adjudica a la imagen, como valor entre sus pares y también como valor social. Una vez superado uno de los riesgos que entraña la cultura de la imagen, como lo es la anorexia, donde las adolescentes están expuestas a sufrir graves consecuencias físicas por el déficit nutricional, éstas, ya sin problemas nutricionales y con buen estado de salud física, se abocan decididamente a mejorar su aspecto, a tal punto que el requerimiento de tratamientos estéticos en las adolescentes cada vez se producen más precozmente.

No es infrecuente que ellas sorprendan a sus padres, cambiando la famosa fiesta de cumpleaños de 15, por una cirugía plástica. Finalmente cabe destacar, que los tratamientos quirúrgicos demandados por los adolescentes, los que mencionamos anteriormente (aumento de senos, rinoplastia, liposucción y otoplastia) tal como ocurre con personas adultas, pueden realizarse perfectamente, salvo las contraindicaciones de rigor. Dentro de la cirugía plástica en adolescentes, hay que tener en cuenta que en el aumento de mamas, hay que esperar que las adolescentes superen los 18 años de edad, es decir, cuando el organismo se ha desarrollado completamente.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados