proyecto salutia logo   home contacto

Cirugia estetica

 

CIRUGIA ESTETICA FACIAL

La denominada Cirugia Estética Facial, tiene innumerables aplicaciones ya que hay diversas causas que demandan una intervención quirúrgica en esta región anatómica que tanto tiene que ver con el aspecto y la personalidad de las personas. Una de las causas más frecuenes y que está relacionada con el paso del tiempo es el envejecimiento de la piel del rostro, que determinan que muchas personas tengan un aspecto "más avejentado" que la edad que en realidad tienen.

ENVEJECIMIENTO DE LA PIEL

La deformidad del “cuello en papada” se produce por laxitud gradual y caída de la piel de la región debajo del mentón o por acumulación gradual de tejido adiposo causando un efecto de “mentón doble”, o por ambos procesos juntos. Los factores condicionantes son: tener un patrón genético, las tracciones repetidas de la piel de la zona y un rápido descenso del peso corporal. La interacción de estos factores terminan por causar la caía de la cara hacia la región central del cuello. Otra consecuencia del envejecimiento de la piel es la piel redundante y las cejas caídas que ocasiona la expresión de “perro sabueso”.

La corrección quirúrgica es extirpar la piel de la frente, inmediatamente por encima de las cejas. También hay que mencionar las arrugas finas a nivel de la cara, las líneas a nivel del entrecejo. Esta última situación determina un aspecto de “dolorido o enojado”. No obstante hay que destacar que las arrugas del entrecejo aparece en edad temprana y puede empeorar progresivamente. Las líneas profundas verticales y horizontales pueden acentuarse por emoción, exposición a intensa iluminación, agudeza visual disminuida y diversos hábitos. Las líneas horizontales del entrecejo a nivel de la raíz de la nariz, la ocasiona el músculo piramidal. Las líneas verticales que se extienden desde la raíz de la nariz hacia arriba dependen de un par de músculos superciliares que traccionan de la ceja hacia la línea media. Técnicas de Cirugia estética facial: Cuando los surcos de la frente son profundos en la parte central, da buen resultado la extirpación elíptica directa del pliegue, dejando la dermis como base. Los pliegues excesivos a nivel de las alas nasales también pueden ser intervenidos con cirugía estética, con técnica de eversión y despegamiento.

La delgada cicatriz que persiste en el nuevo pliegue del ala de la nariz, pasa inadvertida. Los surcos verticales en los párpados superior e inferior aparecen con la edad a nivel del borde coloreado de los mismos, que avanzan en dirección vertical. La contractura del músculo ovoide orbicular de la boca aumenta gradualmente la profundidad de estos surcos. La “atrofia solar” de la piel aumenta las líneas. La atrofia del tejido subcutáneo, como la de los bordes alveolares, envejece el contorno de la boca ese intensifica estas líneas finas. Generalmente está contraindicada la intervención quirúrgica; las líneas finas sólo quedarían substituidas por cicatrices finas. La punta de la nariz caída, es otro aspecto del envejecimiento facial, ya que muchos tejidos pierden elasticidad y se caen. El borde alveolar se reduce y se reabsorbe tejido blando. El perfil de la nariz lentamente se va alargando y cayéndose.

Una simple elevación quirúrgica de la punta de la nariz puede cambiar mucho las facciones de una cara que envejece. Esta técnica da buen resultado y puede ampliarse y completar la rinoplastia. Si hay mentón fugaz puede efectuarse un aumento del mismo. Finalmente nos referiremos a la caída del tercio superior de la cara. Se utiliza el término “minielevación” o “minicirugía”. La técnica de elección eleva la ceja, disminuye las líneas alrededor de la órbita lateral, disminuye los pliegues en el ángulo del maxilar y reduce al mínimo los pliegues de la ventana nasal.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados