proyecto salutia logo   home contacto

Cirugia estetica

 

LIFTING FACIAL

Los resultados de Lifting Facial para corregir defectos faciales, inherentes al envejecimiento son más aceptables ahora porque los cambios efectuados en la expresión y en el aspecto resultan sutiles y natural. Se han descripto muchas técnicas quirúrgicas, pero el tratamiento de cada paciente debe personalizarse. Desde la segunda guerra mundial en la mayoría de centros de cirugía plástica se ha podido efectuar entrenamiento de “cirugía estética”. Los dos puntos más importantes al seleccionare candidatos parta la cirugía facial correctora son una valoración precisa de las irregularidades físicas y una estimación del estado emocional del paciente. Un resultado feliz para paciente y cirujano depende tanto de la valoración preoperatoria completa como de la propia cirugía. Un error en la selección de pacientes, puede ocasionar un resultado estético emocional que resulte desalentador. Tales pacientes muchas veces buscan la perfección física. Esta raramente o nunca se logra con la cirugía estética, hecho que el profesional debe advertir a la persona que acude a la consulta.

SELECCION DE PACIENTES

Las indicaciones psicológicas del lifting facial , en aquellos pacientes que pretenden borrar los efectos devastadores del paso de los años, son de gran amplitud y muy complicadas. Hay que entender que el problema principal es la imagen mental que la persona tiene de su propio físico. Muchas veces resulta difícil o imposible determinar la propia imagen sin una relación prolongada entre el profesional y el paciente. Esta realidad hace imprescindible que dichos pacientes debieran someterse a una evaluación psiquiátrica antes de decidir una cirugía. Se pueden señalar algunos de los motivos de la duda justificada acerca de la estabilidad psíquica de estos pacientes, aunque nunca se insistirá bastante en que son simples pistas, no límites rígidos de valoración psiquiátrica. Hay situaciones que hacen imposible el empleo de tales técnicas en ciertos hombres y mujeres. A continuación se detallan algunos ejemplos: a) el paciente con una tragedia personal reciente, b) una persona a mitad de la vida o poco más que acaba de sufrir un cambio en su trabajo, c) el individuo que tiende a ser obsesivo, compulsivo con necesidades excesiva de perfección y poco realista y d) los pacientes que hablan mucho o son muy retraídos. Quizás uno de las situaciones más frecuentes, es aquella en que una mujer viene a consultar al cirujano plástico con fotografía s de celebridades a las cuales desearía parecerse. La mayor parte de mujeres que así admiran el aspecto de otras son atractivas por derecho propio y tienen la actitud poco realista de considerar que elegir una cara es igual que elegir un peinado.

Muchas de estas mujeres candidatas a la reconstrucción facial consideran al lifting facial como un panacea que les ha de brindar amor y aceptación social, y muy difícilmente acepten la evaluación psiquiátrica que pretende el profesional. En los casos de mujeres que tienen imágenes de sí mismas más realistas, a veces pueden obtener un logro psicológico si se operan a su debido tiempo. Es importante previamente a una cirugía plástica, todo cirujano se percate que el concepto que tiene la paciente y el probable resultado de la intervención sean similares a su propia valoración realista.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados