proyecto salutia logo   home contacto

Síntomas de la depresión

Causas de depresión

Test de depresión

Depresión infantil

Depresión mayor

Depresión postparto

Tratamiento de la depresión

 

DEPRESION

La depresión es una enfermedad grave. Se encuentra dentro de las diez primeras causas de discapacidad a nivel mundial. Más allá del sufrimiento psíquico y la discapacidad subjetiva, familiar y social que provoca, un paciente con depresión “no vive”, ya que padece una dolorosa percepción del paso del tiempo y de no poder existir, ante lo cual la idea de la muerte puede tornarse tentadora y hasta deseable.

La depresión se caracteriza por el decaimiento del estado de ánimo, la disminución de la capacidad de experimentar placer y de la autoestima con manifestaciones afectivas, ideativas, conductuales, vegetativas y motoras. El abatimiento y el desgano, la retracción y la pérdida del interés por el mundo externo, la disminución de la capacidad de experimentar placer, la presencia de trastornos funcionales y del sueño, el pensamiento lento, rumiante y monotemático, hasta una vivencia delirante de ruina y necesidad de castigo, pueden ser diferentes expresiones de distintos trastornos depresivos. Un porcentaje muy alto de personas que sufren depresión (un 70% aproximadamente) ignoran su condición y no consultan en forma oportuna, creyendo que el proceso que viven se relaciona con cansancio crónico, trabajo excesivo, la edad, la falta de sueño, etc. y por esa razón el diagnóstico de la depresión es habitualmente tardío. La tasa de prevalencia de la depresión oscila entre el 3% y el 6% de la población general. El riesgo de enfermarse durante la vida es del 20%, es decir que de cada 5 personas que nacen al menos una padecerá depresión al menos una vez en su vida. Factores de riesgo de la depresión: Existen los llamados condicionantes, conocidos como factores de riesgo, que tienen las personas vulnerables a este padecimiento. He aquí algunos de ellos: 1) Sexo: las mujeres suelen padecerla 2 o 3 veces más que los hombres y dentro de las diferentes etapas vitales de su existencia, se encuentran más expuestas en la adolescencia, el postparto y en la menopausia. 2) Herencia: las personas con historia familiar de depresión tienen 2 o 3 veces más riesgo de padecerla que el resto de la población. 3). Las personas divorciadas tienen más altas de depresión que las personas casadas en el caso de los hombres. Con respecto a las mujeres, las que se hallan casadas tienen más prevalencia de depresión que las mujeres divorciadas. 4) Padecer una patología crónica que tiene efectos secundarios sobre la psiquis. Dentro de ellas encontramos al Hipotiroidismo, la Disfunción ovárica o testicular, el Cáncer de órganos del aparato digestivo (P.el. el Cáncer de Páncreas provoca depresión en un 50% de los casos), Hepatitis aguda, Mononucleosis, Enfermedad de Parkinson, Infarto Agudo de Miorcardio, etc. Síntomas de la depresión: Existen características propias de esta patología. A continuación mencionaremos los rasgos más significativos: El paciente deprimido presenta una pobreza de expresión en su rostro, habitualmente con su ceño fruncido. Hay rictus facial y las comisuras labiales apuntan hacia abajo, como las “máscaras de la tragedia griega”. La postura y presencia es negligente, indiferente evidenciando desgano y falta de iniciativa. La mirada es habitualmente hacia abajo, los hombros caídos, la espalda encorvada y aspecto ensimismado. Muchas veces el descuido en su aspecto exterior, puede dar la impresión de una persona envejecida y deteriorada. Se comunica con su entorno a través de un discurso lento y forzado, como si arrastrara sus palabras.

Las frases son cortas, con intervalos prolongados entre ellas y si se agrega la expresión quejosa, monótona y reiterativa, es común que provoque en las personas de su entorno una actitud de fastidio o rechazo. Según refieren estos pacientes, su pico de angustia es matinal, a tal punto que algunos no pueden dejar su lecho. Los síntomas comienzan a aliviarse con el correr de las horas. También pueden existir alteraciones de la capacidad cognoscitiva y de la memoria, con serias dificultades en la concentración. Algunos de estos pacientes refieren síntomas físicos como decaimiento y falta de fuerzas, que los condiciona a permanecer en cama durante todo el día. Otros síntomas físicos pueden ser dolores de cabeza y de estomago, con trastornos en los procesos digestivos (diarrea o constipación).

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados