proyecto salutia logo   home contacto

Depresión

 

DEPRESION MAYOR

La depresión es un trastorno en la salud mental que compromete la capacidad del ser humano de vivir adecuadamente no solo en sociedad sino convivir consigo mismo. Es la consecuencia de múltiples causas, y una vez instalada en el individuo, generalmente evoluciona hacia una patología crónica.

Según la Organización Mundial de la Salud, mueren en el mundo 850.000 personas por año, por causas directas o indirectas de Depresión Mayor y los mayores impedimentos para el tratamiento de esta enfermedad mental deriva de la falta de recursos y profesionales entrenados para el diagnóstico correcto a lo que se suma el “estigma social” que existe para los desórdenes mentales. El mismo ente mundial, considera que en el año 2020, de no existir cambios, la depresión mayor va a estar segunda en el ranking de enfermedades incapacitantes en todos los segmentos etáreos y en ambos sexos. Hoy se considera que es la segunda enfermedad incapacitante en la faja etárea de 15 a 44 años. Sólo la cuarta parte de estos pacientes tienen acceso a tratamientos efectivos . La denominación de Depresión Mayor deriva de la clasificación de la Asociación Psiquiátrica Americana (APA), que la denomina en idioma inglés “major depressive”, para caracterizar un cuadro clínico de depresión, que quiere expresar que la persona que lo sufre no tiene solo tristeza, sino también sufre un cambio cualitativo, que representa un problema importante en su vida. Probablemente también puede agregarse un cambio biológico también, ya que el paciente percibe que algo cambió en su vida. Comienza a percibir que luego de varias semanas con episodios de llanto, mucha angustia, perdió o aumentó su apetito, sufre trastornos del sueño que antes no tenía, su mente tiene ideas dominantes de inferioridad, de culpa, hasta de suicidio que desalojan a las demás. La depresión mayor, independiente de lo que la origina, tiene características biológicas importantes, ya que los síntomas que originalmente eran del área psicológica se convierten en psicobiológicos. Cuando la depresión evoluciona a una forma grave, el paciente tiene ideas delirantes, que al fin de cuentas son juicios falsos. Por ejemplo, el individuo cree que está contagiado con una enfermedad grave como el Sida, que lo lleva a construir una falsa realidad con ideas paranoides e hipocondríacas.

Síntomas de la depresión: Por lo menos cinco de los nueve síntomas que se mencionaran, se presentan en el término de dos semanas en un cuadro de depresión:

•  Estado de ánimo deprimido, durante la mayor parte del día y casi todos los días. Esta referencia se obtiene a partir de la información del paciente o de sus familiares convivientes.

•  Marcada disminución de interés o de placer en todas las tareas o actividades habituales, casi todos los días. Tal como el caso anterior, se obtiene el dato de la misma manera.

•  Aumento o pérdida significativa de peso (puede llegar al 5% del peso corporal en un mes) sin que el paciente siga un régimen determinado. Concomitantemente hay disminución o aumento cotidiano del apetito.

•  Alteración significativa del sueño: insomnio o somnolencia, con dificultades para despertar, casi diariamente

•  Aumento de la actividad psicomotriz o progresiva lentitud de movimientos, que es referida por familiares convivientes.

•  Cansancio psicofísico o pérdida de energía casi cotidiana.

•  Sentimientos acentuados sobre incapacidad o de culpa, pudiendo llegar hasta pensamientos delirantes, que se presentan diariamente. Hay que diferenciar este síntoma de las simples auto-recriminaciones suceden ocasionalmente en personas normales.

•  Disminución de la capacidad de asociación de ideas, de concentración, de tomar decisiones que refiere el paciente y que es ratificada por sus familiares convivientes.

•  Ideas recurrentes sobre la muerte (que no es sólo el miedo a morir), ideas sobre el suicidio y del propio suicidio (pero que no obedecen a un plan específico).

Diagnóstico: La depresión es una enfermedad clínica que tiene tratamiento eficaz cuando más precoz es el diagnóstico. Según la O.M.S. la psicoterapia asociada a la acción farmacológica de medicamentos antidepresivos es efectiva en el 60 al 80% de los casos. El diagnóstico de la Depresión Mayor es determinada con base de los criterios del “Diagnostica in Statistical Manual of Mental Disorders, cuarta edición (DSM-IV). Esos criterios exigen la presencia de por lo menos cinco síntomas que duren por lo menos dos semanas. El diagnóstico de Distimia es realizado con menos síntomas de lo que exige la depresión mayor. Además del diagnóstico clínico, existen una serie de tests psicométricos para detectar depresión, entre los que se encuentran:

•  Zung Self-rating Depression Scale, un cuestonario usado para analizar síntomas afectivos, psicológicos y somáticos de la depresión.

•  BDI (Beck Depression Inventory), usado para evaluar el nivel de depresión.

•  CES-D (Criteria for Epidemiologic Studies-Depression), utilizado para ayudar a los pacientes que identifiquen sus presuntos síntomas depresivos

•  Escala de Depresión Geriátrica de Yesavage, usada para evaluar la depresión senil.

La mayoría de estos test de evaluación tienen una sensibilidad entre el 80-90% y la recolección de datos es simple y rápida.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados