proyecto salutia logo   home contacto

Depresión

 

TRATAMIENTO DE LA DEPRESION

Generalidades: La depresión es una enfermedad que afecta a todo el organismo, ya que compromete lo biológico, los afectos y el pensamiento.

También provoca una alteración en la manera como una persona observa el mundo, la percepción de la realidad, el entendimiento de las cosas y la manifestación de sus emociones. Hasta llega a perturbar los tiempos fisiológicos del organismo, tanto en la alimentación como en el sueño. Como sucede en casi todos los temas médicos, para que el tratamiento de la depresión sea eficaz es importante que la patología que se pretende tratar, esté correctamente diagnosticada.

Por ello, la eficacia del tratamiento de la depresión va estar condicionada por 2 factores: la precocidad del diagnóstico (cuando más rápidamente se logre más eficaz será el tratamiento) y la caracterización típica de la enfermedad. Par la medicina, la Depresión es entendida como un “mal funcionamiento cerebral” más que “una ceguera mental” o una falta de voluntad psíquica para las cosas valorables que la vida puede ofrecer.

Aspectos generales del tratamiento: Es mucho más importante reconocer que el paciente debe estar bien informado sobre los pasos a seguir, que el tipo de tratamiento a que va ser sometido. El paciente depresivo debe conocer la naturaleza de los medicamentos que van a ser prescriptos, sus acciones y efectos colaterales y sobre la probable duración del tratamiento. Los medicamentos que se usan en el tratamiento de la depresión se denominan “antidepresivos” y su acción es aumentar el tono psíquico, mejorar el estado del humor y consecuentemente mejora la performance psíquica de manera global.

Acción farmacológica de los medicamentos antidepresivos: Su acción terapéutica es en el Sistema Límbico del Sistema Nervioso Central, es decir, el principal centro de las emociones. Este efecto terapéutico es consecuencia de un aumento funcional de los neurotrasmisores en la sinapsis neuronal, principalmente la Norepinefrina y/o la Serotonina y/o la Dopamina, ya sea como alteración en número y sensibilidad de los neuroreceptores. El aumento de neurotrasmisores en la sinapsis puede realizarse a través del bloqueo de la re-captación de esos neurotrasmisores en la neurona pre-sináptica o también a través de la inhibición de la enzima Monoaminoxidasa, responsable de la inactivación de estos neurotrasmisores. Por ello, las drogas antidepresivas tienen su acción en los sistemas noradrenérgico, serotoninérgico y dopaminérgico del Sistema Límbico.

Tipos de antidepresivos: Se dividen en 4 grupos.

•  Antidepresivos Tricíclicos (ADT): Son drogas que aumentan el tono psíquico mejorando el humor y la psicomotricidad de manera global. Como son varios los factores que dan origen a la depresión, cada vez más se acepta la importancia de la bioquímica cerebral. La acción de los antidepresivos tricíclicos es en el Sistema Límbico, aumentando la norepinefrina y la serotonina en el contacto sináptico. Este aumento de disponibilidad de los neurotrasmisores se logra con la inhibición de la re-captación de estas aminas por los receptores pre-sinápticos. Normalmente los primeros resultados se obtienen después de un período de 15 días del inicio del tratamiento, en ocasiones el tiempo se extiende a 30 días. Con respecto a los efectos terapéuticos siempre hay un período de latencia pero con los efectos colaterales no sucede lo mismo. Estos pueden aparecer inmediatamente luego de la ingestión de a primer dosis. Entre los más importantes se encuentran: la amitriptilina, la clomipramina y la imipramina.

•  Inhibidores selectivos de Re-captación de Serotonina: Estos actúan en la neurona pre-sináptica inhibiendo específicamente la re-captación de ese neurotransmisor, logrando su efecto antidepresivo. Como carece de efectos anticolinérgicos, carecen de los efectos secundarios del grupo anterior. Como no interactúan con el alcohol, no limitan la vida social de los pacientes depresivos. Tampoco no tiene efecto sobre el apetito, es decir, no condiciona el aumento de peso corporal. Los efectos antidepresivos comienzan a observarse luego de 2 a 4 semanas de iniciado el tratamiento de la depresión. Los más utilizados son: la fluoxetina, el citalopran, la paroxetina y la certralina.

•  Inhibidores de la monoaminoxidasa (IMAO): el aumento de neurotransmisores en la sinapsis neuronal se hace a través de la inhibición de la enzima Monoaminoxidasa (MAO) que es la responsable de la inactivación de estos neurotransmisores. Por lo tanto, serán los sistemas noradrenérgico y serotoninérgico del Sistema Límbico, el área de acción de las drogas antidepresivas empleadas en la terapia de trastornos de afectividad.

•  Antidepresivos atípicos: Son drogas que no tienen un mecanismo de acción como las anteriores. Algunos de ellos aumentan la transmisión noradrenéregica a través del antagonismo de receptores a2 (pre-sinápticos) del S.N.C. y al mismo tiempo en que modulan la función central de la serotonina por interacción de los receptores 5-HT2 y 5-Ht3, como el caso de la Mirtazapina. Otros antidepresivos atípicos son inhibidores de la re-captación de Serotonina y Epinefrina y algunos también inhibiendo la re-captación de dopamina. Entre otros, se utilizan frecuentemente: la amineptina, la venlafaxina, la mirtazapina y la fluvoxamina.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados