proyecto salutia logo   home contacto

Dietas

 

ALIMENTACION

Desde hace más de un siglo el porcentaje de la población total que vive y trabaja en las grandes ciudades está aumentando de manera sostenida. Y la primera imagen que esto sugiere es que miles de personas que se trasladan del campo a las ciudades en busca de mejores oportunidades económicas y que, tras fracasar en el intento, terminan viviendo en grupos urbano-marginales, subalimentados y vulnerables a enfermedades de la pobreza. La urbanización también entraña la adopción del modo de vida urbano.

Buena parte de la población urbana que tiene un buen nivel económico el modo de vida urbano presupone el abandono de hábitos alimentarios arraigados dasde hace siglos, y la adopción de nuevos hábitos y costumbres: una vida sedentaria, aumento del consumo de bebidas alcohólicas, consumo de tabaco como símbolos de pertenencia a la sociedad moderna, así como la vida de tensión que presupone la carrera para mejorar el estatus-quo. Alimentación y población rural: En la población rural tradicional las personas vivían fundamentalmente de su producción agrícolo-ganadera. Por consiguiente la dieta se componía fundamentalmente de cereales, frutas, verduras y carnes de animales faenados en el momento. Los hábitos del hombre que vive en zonas rurales son más saludables, ya que tanto el tipo de alimentación como la actividad física (trasladarse en recorridos más extensos que en una ciudad), hace posible que su dieta sea más armónica y su Indice de Masa Corporal se acerque al ideal. Alimentación y población urbana: La urbanización concentra a un gran número de personas en una superficie limitada en la que cada familia ya no depende de sus propios cultivos. Los alimentos tienen que traerse de la zona de producción, lo cual afecta a su elaboración, transporte y almacenaje, necesariamente son más compactos (ocupan menos espacio), más refinados(para abreviar el tiempo de preparación) y más energéticos. Por consiguiente la dieta del hombre que habita las grandes urbes comprende más productos de origen animal, grasas y azúcar y menos hidratos de carbono complejos (cereales, legumbres, nueces, frutas y verduras). También comprende bebidas cola, dulces y platos ricos en rasas, azúcar y sal. Dos modelos de alimentación: Analizaremos la situación que ocurrió en Inglaterra entre 1870 y 1970: el consumo de grasas pasó de 75g a 145g diarios y el azúcar de 80g a 150g diarios por persona. En el mismo período el consumo de papas se redujo de 400g a 240g, el de harina de trigo de 375g a 200g y el de fibras de cereales de 1g a o.2g. En la dieta de una sociedad urbana el 40% y el 20% procede de grasas y de azúcares refinados, respectivamente. Estos dos modelos de alimentación, el rural y el urbano de consumo, se observan actualmente en poblaciones de un mismo país en desarrollo. La urbanización, además de condicionar un nuevo modelo de alimentación también incorpora la mecanización a la vida cotidiana, donde la utilización de la tecnología moderna ahorra gran parte del trabajo físico y el gasto de energía consiguiente, por lo que cada vez es menor el gasto de calorías en el gasto físico.

ALIMENTACION Y ENFERMEDAD

Los estudios antropológicos indican que durante la casi totalidad de sus 30.000 a 50.000 años de existencia social, la especie humana ha sobrevivido con una dieta pobre en grasas, muchas fibras, ricas en vitamina C y micronutrientes. El consumo de alimentos de origen animal ricos en grasas y de azúcar refinado y la reducción progresiva del consumo de hidratos de carbono complejos como de fibras datan de hace solo 250 años. Las investigaciones realizadas en los 50 últimos años indican claramente que esos cambios alimentarios junto a u9na vida más sedentaria, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol, son los causantes de la alta morbimortalidad por enfermedades tales como la hipertensión, la diabetes, las cardiopatías coronarias y los accidentes cerebrovasculares. Otros estudios epidemiológicos llegaron a la conclusión que el 30% de los diversos tipos de cáncer masculino y hasta el 60% de los distintos tipos de cáncer femenino están relacionados con el tipo de alimentación.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados