proyecto salutia logo   home contacto

Síntomas de embarazo

Tiempo de embarazo

Cuidados en el embarazo

Embarazo adolescente

Píldora anticonceptiva

Cambios en el embarazo

Fecundación natural

Infertilidad

Riesgos del embarazo

Embarazo ectópico

Fecundación artificial

Métodos anticonceptivos

Píldora postcoital

Fecundación in vitro

Test de ovulación

Esterilidad

Historia de la fecundacion in vitro

Esterilidad femenina

 

EMBARAZO

Fisiología del embarazo: Como el resto de los mamíferos, la especie humana se reproduce por medio de un proceso que comienza con la concepción, es decir la fusión de 2 gametas: la femenina (óvulo) y la masculina (espermatozoide) finalizando el proceso con el acto del parto. El óvulo se forma en el ovario (órgano genital femenino), siendo su célula precursora el ovocito. Esto ocurre con una frecuencia aproximada de 28 días, en una mujer con ciclos menstruales regulares.

El ovario expulsa el óvulo dentro de la Trompa de Falopio y es allí donde se produce el encuentro y la posterior fusión con el espermatozoide (formación del huevo cigota), donde tecnicamente comienza el embarazo y de ésa manera el óvulo fecundado sigue su trayecto dentro de la trompa, que dura entre 4 a 6 días, para posteriormente “anidarse en el epitelio de algún sector del útero. Si el proceso transcurre dentro de la normalidad, el incipiente “embrión” se adhiere fuertemente al epitelio uterino, recibiendo el oxígeno y la nutrición necesaria para que exista la reproducción celular que permita su crecimiento y desarrollo. En condiciones normales, mientras continúa el proceso de embriogénesis se detienen los ciclos menstruales, es decir, no hay ovulaciones ni menstruaciones durante los 9 meses que se necesitan para que el feto llegue al parto en condiciones óptimas de crecimiento y desarrollo. La gravidez compromete la fisiología del organismo de la mujer, ya que en todos los sistemas orgánicos se producen cambios, que desaparecen luego que la mujer da a luz.

PRIMEROS SINTOMAS DEL EMBARAZO

En el embarazo el sistema cardiovascular aumenta su funcionamiento en un 30% y se normaliza luego del parto. Este aumento puede ser percibido indirectamente por el aumento de los latidos cardíacos (taquicardia) , que puede llegar hasta 90 latidos por minuto. El volumen de sangre aumenta porque hay más plasma, por lo tanto hay una disminución relativa de los glóbulos rojos y de la hemoglobina (anemia de la embarazada).Como el feto y la placenta necesitan este mineral, debe efectuarse un aporte complementario junto con la dieta de la embarazada. En posición acostada, los riñones aumentan su funcionamiento. Esa es la causa que en el embarazo avanzado, la mujer tenga aumento en frecuencia de sus micciones nocturnas (nicturia). En la posición de decúbito lateral (acostada sobre uno de sus lados) en la mujer grávida se produce más presión del útero agrandado sobre los vasos, produciendo congestión venosa y edema de piernas y pies. La función del aparato digestivo se ve alterada también, como consecuencia del agrandamiento del útero, ya que éste ejerce presión sobre la parte terminal del tubo digestivo (colon descendente y recto), que condiciona a la embarazada a sufrir de estreñimiento.

La acción de la progesterona, disminuye el peristaltismo intestinal, por relajación del músculo liso del intestino, siendo frecuente los síntomas gastrointestinales (acidez, reflujo gastroesofágico y eructos). El sistema endocrino, también sufre alteraciones, ya que se ven involucradas la mayoría de las glándulas. Hay que destacar que la placenta, produce una hormona estimulante de melanocitos que aumenta la pigmentación de la piel en algunos sectores. El “cloasma” o máscara del embarazo, es un aumento de la pigmentación de la epidermis en frente y mejillas (pigmentación parda). Se puede observar también, hiperpigmentación en los pezones, en las aréolas mamarias y en la zona que está debajo del ombligo.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados