proyecto salutia logo   home contacto

Embarazo

 

CAMBIOS EN EL EMBARAZO

La mujer embarazada, a los pocos días de implantarse el embrión en la pared uterina, puede comenzar a percibir “cambios” relacionados con su embarazo. Estos se producen como consecuencia de las modificaciones tanto anatómicas como fisiológicas. Los resultados de esos cambios fisiológicos son percibidos como síntomas. Vamos a señalar cuales són esos signos y síntomas y cuales son las causas fisiológicas que los provocan:

•  PALPITACIONES: El sistema cardiovascular aumenta su “gasto cardiaco” en un 30% a partir de la sexta semana y recién se normaliza luego en las semanas posteriores al parto. Este aumento puede ser percibido indirectamente por el aumento de la frecuencia cardíaca, que puede llegar hasta 90 latidos por minuto.

•  ANEMIA: El volumen de sangre en las arterias aumenta, pero a expensas del sector plasmático, por lo tanto hay un descenso de los glóbulos rojos y de la hemoglobina. A la vez puede existir un aumento en los glóbulos blancos. Como el feto y la placenta necesitan este mineral, debe efectuarse un aporte complementario junto con la dieta de la embarazada.

•  MICCIONES NOCTURNAS Y EDEMAS DE PIERNAS : A nivel de los riñones, ya sea por la acción de la progesterona, como a la presión que ejerce el útero grávido sobre los uréteres y la vena cava, la función renal se relaciona con los cambios posturales de la mujer embarazada. En posición acostada, la función renal aumenta, y en la de pie, disminuye. Esa es la causa que en el embarazo avanzado, la mujer tenga aumento en frecuencia de sus micciones nocturnas (nicturia). En la posición de decúbito lateral (acostada sobre uno de sus lados) en la mujer grávida se produce más presión del útero agrandado sobre los vasos, produciendo congestión venosa de los miembros inferiores y el inevitable edema de piernas y pies.

•  TRASTORNOS RESPIRATORIOS: Con respecto al sistema respiratorio, ya sea por razones hormonales (progesterona) como también por el crecimiento uterino, existe más presión intraabdominal sobre el diafragma, limitando la expansión pulmonar en la inspiración, que se acentúa en el trabajo físico.

  CONSTIPACION Y ACIDEZ: La función del aparato digestivo se ve alterada también, como consecuencia del agrandamiento del útero, ya que éste ejerce presión sobre la parte terminal del tubo digestivo (colon descendente y recto), que condiciona a la embarazada a sufrir de estreñimiento. La acción de la progesterona, disminuye el peristaltismo intestinal, por relajación del músculo liso del intestino, siendo frecuente los síntomas gastrointestinales (acidez, reflujo gastroesofágico y eructos).

  PIGMENTACION DE ALGUNAS AREAS DE LA PIEL . El sistema endocrino, también sufre alteraciones, ya que se ven involucradas la mayoría de las glándulas. Hay que destacar que un órgano nuevo en el organismo, como es la placenta, produce su propia hormona, con una acción parecida a la hormona estimulante de la tiroides, que incrementa la función de esta glándula. Además produce una hormona estimulante de melanocitos que aumenta la pigmentación de la piel en algunos sectores.

•  PIGMENTACION EN LAS AREOLAS MAMARIAS: El “cloasma” o máscara del embarazo, es un aumento de la pigmentación de la epidermis en frene y mejillas (pigmentación parda). Se puede observar también, hiperpigmentación en las aréolas mamarias y en la región infraumbilical.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados