proyecto salutia logo   home contacto

Embarazo

 

EMBARAZO ADOLESCENTE

Generalidades: A nivel mundial la mayoría de las personas se inician sexualmente durante la adolescencia. Las tasas más altas se encuentran en el África Subsahariana: en siete de estos países más de la mitad de las jóvenes entre los 13 y 18 años ha tenido relaciones sexuales.

Millones de adolescentes son madres. Al embarazo adolescente se lo denomina también embarazo precoz. Un tercio de las mujeres en América Latina y el Caribe son madres antes de los 20 años de edad, especialmente en los segmentos sociales donde existe bajo nivel socioeconómico. En muchos países, especialmente en los subdesarrollados el embarazo precoz es muy frecuente, a tal punto que las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud registran que cada año nacen aproximadamente 15 millones de niños de madres adolescentes. No todos los adolescentes, tanto hombres como mujeres, tienen acceso a la información adecuada sobre su sexualidad y salud reproductiva y mucho menos sobre temas de procreación responsable. Siendo el embarazo un evento biopsicosocial sumamente importante a cualquier edad , lo es mucho más en adolescentes, ya que se da en un marco de situaciones de crisis que ponen riesgo la evolución del mismo, con riesgo de su salud y del futuro hijo. Síntomas del embarazo adolescente: Existen características muy distintas asociadas al estado de embarazo adolescente, como ocurre en el resto de los embarazos mismas que en todos los embarazos. Conviene aclarar que síntoma es lo que se percibe, es subjetivo y signo es lo que se observa, es decir, objetivo. Para hablar de estos temas sanitarios es necesario respetar la semántica médica. Por lo tanto, es más exacto decir que vamos a mencionar los síntomas y signos del embarazo: 1) Amenorrea (falta de menstruación). Luego de la fecundación, se detiene el ciclo menstrual que sigue a la misma. 2) Aumento del volumen de las mamas, con hipersensibilidad y más tarde hiperpigmentación oscura del pezón y la areola. 3) Mareos, generalmente a la mañana, luego de levantarse de la cama. 4) Cefaleas tensionales ocasionales, por la hipermemia de vasos sanguíneos. 5) Estado nauseoso matutino, sin existir causas gastrointestinales y en algunos casos vómitos. 6) Polaquiuria (aumento de la frecuencia de las micciones). 7) Astenia, es decir, sensación de cansancio extremo no patológico. 8) Aumento del flujo vaginal. 9) Alteraciones del apetito. 10) Aumento del abdomen, se registra el perímetro de la circunferencia abdominopelviana. Riesgos del embarazo adolescente: Las consecuencias de un embarazo en la mujer adolescente tienen relación con el nivel psicocultural socioeconómico de su familia, donde son determinantes las creencias, los valores sociales y los atavismos familiares, que para bien o para mal recaerán sobre la joven madre y su futuro hijo. No obstante hay que mencionar que la edad temprana aumenta el riesgo en la evolución de un embarazo. Estos son: Estado anémico de la madre durante el embarazo. Recién nacido prematuro. Bajo peso al nacer. Aparición de enfermedades congénitas. Parto distócico (parto anormal). Irregularidad en los controles médicos periódicos durante el embarazo. Cuanto existe intencionalidad: parto provocado que en un 80% sufre complicaciones (perforaciones uterinas y muerte por septicemia de la madre).

Por lo señalado, una madre adolescente va a ser más vulnerable a las consecuencias negativas de su embarazo, es decir su embarazo va a ser de más riesgo en los países en desarrollo que en los industrializados, que tienen un nivel de vida superior y menos cantidad de familias que viven bajo la línea de pobreza. De este manera, si el embarazo y la maternidad representan un desafío a superar por muchas mujeres adultas, mucho más lo será para las adolescentes, las que tendrán que enfrentar situaciones en su entorno familiar y social más difíciles. Prevención del embarazo adolescente: Deben existir programas dirigidos especialmente a adolescentes que tienen alto riesgo de embarazarse involuntariamente y que provienen de familias con factores sociales y económicos condicionantes. Esos programas deben tener como objetivo mejorar la condición cultural de esas mujeres brindando información sobre la sexualidad femenina y salud reproductiva, dentro o fuera del ámbito escolar. A la vez tiene que estimular la orientación y el apoyo que debe brindar la familia a la hija adolescente a fin de tener un proyecto de vida personal y postergar la decisión de una maternidad precoz, una vez informada de los métodos anticonceptivos.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados