proyecto salutia logo   home contacto

Embarazo

 

ESTERILIDAD FEMENINA

 La esterilidad conyugal es la incapacidad de una pareja para lograr un embarazo. Por infertilidad se entiende el problema de las parejas que conciben, pero cuyos fetos no alcanzan viabilidad. Cuando existe esterilidad conyugal, se deben realizar estudios hormonales y glandulares tanto al hombre como a la mujer de la pareja. Cuando dichos estudios revelan que el déficit es de la mujer, estamos ante un caso de esterilidad femenina. La fertilidad de la mujer está condicionada innumerables factores, de los cuales mencionaremos los más frecuentes:

•  El factor ovárico: Es el caso de esterilidad femenina por carecer de una adecuada función ovárica. Puede ser por una menopausia precoz (ausencia de menstruación antes de la edad de la menopausia). Si la función ovárica ocurre antes de los 40 años, estamos ante una falla ovárica prematura, que puede ocurrir también en casos de cirugía de ovarios o de medicamentos que anulan la función glandular. En ciertos tumores malignos, las mujeres que reciben radioterapia, sufren los efectos secundarios de la misma: anulación de la función ovárica. Existe un grupo de mujeres que tienen menstruaciones periódicas pero no tienen ovocitos capaces de ser fecundados, ya que la capacidad de los ovarios está minada. Otro factor ovarico es la enfermedad conocida por poliquistosis ovárica, donde el trastorno hormonal consecutivo anula la ovulación. Algunas enfermedades inflamatorias que afectan los ovarios, como la endometriosis, pueden empeorar la calidad de los ovocitos.

•  El factor tubárico: La estenosis y más aún obstrucción de las trompas de Falopio frecuentemente causan esterilidad femenina. A veces suele ocurrir que una trompa obstruida también puede estar dilatada conteniendo líquido en su interior (hidrosalpinx).
Para lograr estos diagnósticos de obstrucción tubárica es necesario recurrir a estudios complementarios como la ecografía, o radiografías con medio de contraste previo (histerosalpingografía). Cuando estos métodos de diagnóstico son insuficientes, se recurre a un método quirúrgico llamado laparoscopía, por el cual previa anestesia, con una incisión mínima se introduce instrumental en la cavidad pelviana y de manera poder visualizar las trompas en forma directa.

•  El factor uterino: Para que logre un embarazo, el óvulo fecundado tiene que anidarse en la mucosa uterina (implantación). El epitelio del útero se denomina endometrio y tiene que tener capacidad para adecuarse al proceso de implantación que puede sufrir cada vez que un óvulo sea fecundado. En el caso de existir un desarrollo insuficiente o las células no lograron su maduración normal, es muy probable que no se logre la anidación del embrión. También la aparición de tumores benignos (como miomas o pólipos uterinos) La presencia de tumores internos como los pólipos, fibromas o miomas (tumores normalmente benignos) puede ser un factor añadido para dificultar el embarazo. Finalmente diremos que existen malformaciones en el cuerpo del útero (p.ej. útero tabicado) o tamaño uterino infantil, no desarrollado (hipoplasia uterina) que también hacen imposible la fecundación del óvulo.

•  El factor cervical: Los espermatozoides penetran al útero a través del cuello del mismo, llamado también cérvix. Para lograr el tránsito hacia la fecundación del óvulo, dichos espermatozoides deben encontrar un medio con una mucosidad y humedad suficiente que potencie sus posibilidades de traslado hacia las trompas. Un ambiente hostil, con moco espeso, ácido o con presencia de sustancias inflamatorias en el cuello uterino, llega a impedir el ingreso al útero y a las trompas de los gametos masculinos y de esa manera ser un factor cervical que ocasionará la esterilidad femenina.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados