proyecto salutia logo   home contacto

Embarazo

 

eSTERILIDAD

La esterilidad es un problema que afecta a hombres y mujeres en la edad fértil en todo el mundo. Aunque su incidencia no se conoce con mucha precisión y varía de unas regiones a otras, se calcula que del 8 al 15% de las parejas tropiezan con problemas para conseguir un embarazo durante la vida reproductiva de la mujer.

Esta proporción representa entre 60 a 90 millones de personas en el mundo y como se sabe la esterilidad es una situación que puede causar enorme sufrimiento a nivel personal y en la vida familiar. La tasa de crecimiento de la población mundial ha experimentado un rápido descenso como consecuencia de precisiones gubernamentales e internacionales, de la difusión de los medios anticonceptivos y de la desaparición de la cultura que imperó hasta el último siglo por la cual se fomentaba la familia numerosa. En esas condiciones, la esterilidad no ha recibido tanta atención como la regulación de la fecundidad e incluso se ha puesto en tela de juicio si conviene dedicar unos recursos médicos de por sí escasos a la prevención, al diagnóstico y al tratamiento de la esterilidad. Pero los cambios demográficos registrados durante los cincuenta años últimos en los países desarrollados y durante los últimos 40 años en algunos países en desarrollo han convertido la esterilidad en un problema más urgente. En otros países en desarrollo que han cambiado una mortalidad perinatal e infantil alta por una familia más reducida con más ventajas sociales y sanitarias, el problema de la esterilidad está muy relacionado con el establecimiento y la difusión de los servicios anticonceptivos. Si se pide a las parejas que limiten voluntariamente su fecundidad, también habría que darles acceso a servicios de diagnóstico y tratamiento de la esterilidad cuando quieran tener su primer hijo o aumentar su familia. La incapacidad de una pareja para tener un hijo vivo puede clasificarse como sigue:

Esterilidad primaria: la mujer no ha concebido nunca al cabo de dos años de cohabitación, relaciones sexuales regulares y riesgo de embarazo.

Esterilidad secundaria: la mujer ha concebido anteriormente, pero no vuelve a quedar embarazada.

Pérdida fetal: la mujer puede concebir, pero no llega a alumbrar un niño vivo.

Subfecundidad: los clínicos la definen como la dificultad experimentada por algunas parejas para procrear por la posible fecundidad reducida de ambos miembros. Los demógrafos la definen como la incapacidad de un grupo para mantener un índice de natalidad igual o superior a la tasa general de mortalidad.

Cada tipo de esterilidad puede atribuirse a causas congénitas o adquiridas. Las causas congénitas de esterilidad son consecuencia de anomalías en el desarrollo del aparato reproductor femenino y/o masculino. Entre ellos está la falta de ovarios o de vagina, ausencia de ovulación en las mujeres y atrofia de testículos o falta de su descenso en la niñez o la falta de esperma. Dentro de las causas adquiridas podemos señalar a las infecciones genitales, que causan con más frecuencia esterilidad femenina que masculina. Adherencias dentro de las trompas consecutivas a procesos de Salpingitis (infección de las trompas de Falopio)y el proceso infeccioso posterior a maniobras abortivas en embarazada o las secuelas que quedan después de una Blenorragia o una Parotiditis con compromiso testicular en los hombres. Señalamos también que una de las causas de esterilidad adquirida es la secuela de Varicocele en los hombres.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados