proyecto salutia logo   home contacto

Embarazo

 

Fecundación in Vitro

Introducción: El objetivo de éste método es lograr que uno o más ovocitos (células precursoras de los óvulos maduros) de una mujer se contacten con espermatozoides del hombre, que pueden ser aportados por quien es su pareja o de una persona donante, a fin de dar solución de una manera artificial, lo que por los medios naturales no se consigue: la fecundación del óvulo.

La diferencia de una fecundación in vitro con la fecundación in vivo fundamentalmente está dada porque la primera se realiza fuera del organismo de la mujer. Las primeras mujeres en someterse a esta técnica fueron aquellas que padecían de estenosis de las trompas de Falopio, pero con el correr de los años se extendió a todos los tipos de infertilidad que padecían las parejas. Metodología: El primer paso que se debe dar para comenzar una Fecundación in vitro es realizar una práctica de cirugía menor, por la cual se obtiene un ovocito de la mujer. Luego por medio de procedimientos técnicos adecuados se lo mantiene en condiciones fisiológicas ideales (temperatura, nutrición, aporte hidroelectrolítico, etc.) en una cubeta, agregando a ese medio artificial espermatozoides que también reciben los mismos cuidados y de esa manera lograr la penetración de la gameta femenina por uno de dichos espermatozoides, logrando la fecundación. Para lograr lo que se sintetizó en el párrafo anterior, se logra porque tiene que realizarse una metodología que precisa cumplir con una series de pasos, los que se describen a continuación: Fases de la Fecundación in vitro. 1) Estimulación de los ovarios por medio de hormonas (la foliculoestimulante y la gonadotrofina coriónica). Por acción hormonal se desarrollan una cantidad suficiente de ovocitos dentro de los folículos del ovario. Al mismo tiempo, estos producen una hormona, precursora de los estrógenos. 2) Punción del folículo con aspiración de un número importante de ovocitos (entre 5 y 10). 3), colocándolos en un cultivo biológico en condiciones fisiológicas. El cultivo está compuesto por agua estéril, electrolitos y antibióticos, con una osmolaridad de 280 mosm/kg de agua y pH es de 7,2 a 7,4 el que es adicionado con suero materno 3) Se toman como mínimo dos muestras de semen, una para evaluar si los espermatozoides son fértiles y de ser así la otra obtenida el mismo día que se realiza la aspiración de ovocitos, para colocarla junto con ellos. Luego de unas horas de observación del cultivo de los mismos en condiciones fisiológicas, una vez de advertida su maduración (su conversión en óvulos), se seleccionan los “mejores espermatozoides” para fecundar, es decir, los que mantengan su estructura normal y que tengan movilidad propia suficiente. La cantidad necesaria de espermartozoides para la fecundación de cada óvulo de la cubeta es asimétrica: cada óvulo necesita de 100.000 espermatozoides para garantizar su fecundación. 4) Si la reacción fu exitosa, se procede seguidamente al cultivo de esas gametas unidas, que después de permanecer cuatro días con un proceso de multiplicación celular, son considerados embriones. Del grupo de embriones sobrevivientes, se determina cuáles de ellos están en mejores condiciones de desarrollarse. 5) Dentro de ese tiempo transcurrido, dos o tres embriones de los elegidos son transferidos por medio de una técnica inocua en el útero de la mujer receptora.

Resultados: Hay que tener en cuenta que el éxito no es lograr la implantación y el desarrollo del embrión sino que se complete la embriogénesis y se produzca el nacimiento. Es decir, que el objetivo de la fecundación in vitro es lograr el nacimiento de los embriones logrados artificialmente. Según las estadísticas en mujeres que tienen una edad menor a cuarenta años, se logra entre el 30-35% de nacimientos por cada ciclo efectuado. Las mujeres mayores de cuarenta años de edad presentan un 20-25% de éxito. También es oportuno mencionar, que se dan casos de concepciones múltiples entre un 25-30% de los casos. Los embriones que “sobraron” porque no fueron transferidos a la madre, con el consentimiento de la pareja, pueden quedar congelados y almacenarse en un banco de embriones, para utilizarse en otros ciclos futuros si hubiere necesidad.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados