proyecto salutia logo   home contacto

Embarazo

 

RIESGOS DEL EMBARAZO

Generalidades: El proceso del embarazo abarca desde la fecundación del óvulo por el espermatozoide, seguido por el implante del embrión en el útero, todo el período de embriogénesis, hasta el momento del parto. Cuando una mujer planifica embarazarse, para evitar que corra los riesgos del embarazo, se le recomienda hacer un examen clínico y ginecológico con estudios complementarios que descarten una patología previa y que aseguren un estado óptimo de salud y así llevar un embarazo adecuadamente. Otro de los factores a tener en cuenta, es la edad de la mujer, ya que a mayor edad mayores son los riesgos de padecer enfermedades crónicas como hipertensión arterial, diabetes y/dislipemias. También con la edad avanzada de la mujer gestante, existe mayor riesgo de teratogénesis en el feto (Sindrome de Down). La mayoría de las mujeres de más de 35 años tiene embarazos fisiológicos y partos saludables, ya que a diferencia de años atrás, actualmente los logros en la especialidad han colaborado para que las mujeres añosas disminuyan la probabilidad de sufrir riesgos del embarazo.

Edad y Fertilidad: Es por todos conocido, el hecho que las mujeres van disminuyendo su capacidad de procrear a partir de los 35 años. Una mujer joven se embaraza más rápidamente que las mujeres de 40 años. Las mujeres entre 35 años y 39 años suelen tener una mayor probabilidad de tener mellizos.

Edad y Problemas Congénitos: Los riesgos del embarazo en el aspecto genético, aumentan con la edad de la mujer. Que un embarazo presente alteraciones en el desarrollo y crecimiento fetal, está relacionado por el déficit de material genético, más precisamente por alteraciones en la estructura como en el número de cromosomas. En el primer caso, el ejemplo está en el Sindrome del Cromosoma X frágil, donde en el par cromosómico 23 falta un trozo del extremo de una de las X. En el segundo caso, el ejemplo lo da el Sindrome de Down, donde en el par cromosómico 21, en vez de 2 cromosomas, existen 3 (Trisomía del par 21). Estas alteraciones cromosómicas están frecuentemente relacionadas con la edad de la gestante. A los 25 años, una mujer tiene una probabilidad entre 1.250 de tener un hijo con síndrome de Down; a los 30 años, una entre 952; a los 35, una entre 378; a los 40, una entre 106 y a los 45 una entre 30.

Edad y Riesgo de Aborto: Dentro de los múltiples riesgos del embarazo, se incluyen aquellos casos de mujeres grávidas de susceptibles de sufrir abortos espontáneos (naturales), que son las de mayor edad. En el caso de mujeres menores de 30 años las estadísticas mencionan que el riesgo es del 15%. En cambio, en las mayores de 40 años el riesgo se eleva al 25%.

Embarazo y Enfermedades: Otro factor que tiene que tenerse en cuenta como riesgo de embarazo, es la posibilidad que tiene la mujer embarazada de sufrir una enfermedad durante el período de embriogénesis. Por ello, toda mujer que quiera quedar embarazada, tiene que hacer una planificación del mismo, siendo el primer paso la concurrencia a un médico obstetra para que le informe sobre todas las pautas que se deben cumplir para asegurar un embarazo y parto saludables. Esta consulta es importante, porque no sólo se controlan los parámetros ginecológicos y obstétricos, sino la presencia de enfermedades crónicas preexistente, como enfermedades del riñón, diabetes, hipertensión arterial, entre otras, muchas veces ignorada por la mujer. En las mujeres que se embarazan con más de 40 años de edad, es más frecuente que un se eleven por primera vez las cifras de tensión arterial o de glucemia, manifestándose por primera vez, una diabetes o una hipertensión. En estudios epidemiológicos recientes, se ha constatado que las mujeres de más de 40 años, tienen hasta tres veces más posibilidades de desarrollar una diabetes y casi el doble de probabilidad de tener hipertensión arterial durante su primer embarazo.

Edad y Complicaciones en el parto: Hay más riesgo en mujeres parturientas añosas que las jóvenes, de sufrir situaciones de riesgo en el proceso de parto, como placenta previa (la placenta se coloca antes que la posición del feto con respecto a la apertura del cuello) y fetos prematuros o de bajo peso al nacer. También la duración del trabajo de parto puede ser más prolongada en el tiempo, que en los otros casos, con mayor probabilidad del sufrimiento fetal y/o de recurrir al uso de fórceps.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados