proyecto salutia logo   home contacto

Embarazo

 

TEST DE OVULACION

 Se basa en la observación del moco cervical . Durante los días previos a la ovulación, el fluye de la vagina cuando la mujer está de pie y cuando está en movimiento.

Esta mucosidad se observa en la vulva por 2 aspectos: el cambio de sensaciones que percibe la mujer durante el día y por la observación del moco que se hace visible por momentos. Antes de ir a dormir, la mujer deberá registrar en forma pormenorizada las observaciones, ya que determinará el estado de fertilidad de la mujer.

El diagnóstico de fertilidad que presenta la mujer se caracteriza por que la mucosidad del cuello uterino, en cambio en los casos de infertilidad, esas características no se modifican. Los mencionados parámetros (de fertilidad o infertilidad) depende de la acción de hormonas, que a su vez condicionan la presencia de los óvulos y espermatozoides en la trompa de Falopio, es decir, que revelan una información científicamente confiable para las parejas que planifican un embarazo. Para que se produzca la fecundación e implantación del óvulo fecundado en la cavidad uterina, es necesario que la mujer tenga la totalidad de su aparato reproductor desarrollado y maduro para ello. Pero lo que es más importante aún, es que los mecanismos fisiológicos para la reproducción humana también funcionen normalmente. Cabe aquí mencionarlos:

•  Que los ovarios produzcan una ovulación en cada período menstrual en forma alternada y que los óvulos sean maduros (aptos para ser fecundados).

•  Que las Trompas de Falopio sean permeables (no sean estrechas) parea permitir el paso de las gametas femeninas y masculinas.

•  Que la producción del moco cervical se adecuada para favorecer el camino de los espermatozoides en busca del óvulo a ser fecundado.

•  Que la mucosa del útero tenga la suficiente preparación hormonal para que pueda producirse la anidación del embrión.

El mecanismo fisiológico que se pone en movimiento después de cada menstruación determina que el cuello del útero se cierre mediante la formación de un tapón mucoso, muy espeso, que impide el paso de gametas masculinas en el caso que exista un coito postmenstrual inmediato y de esa manera es útil para proteger a los genitales femeninos internos de una posible infección. Luego de cesada la menstruación, en los días consecutivos a ella, los ovarios no tienen actividad hormonal, o sea que no hay producción de mucosidad cervical y por ende hay ausencia de flujo vaginal. La vulva se encuentra seca. En el registro diario, la mujer ni “siente” nada en la zona de la vulva, ni “observa” la presencia de flujo vaginal específico. Hay que hacer la aclaración, en los casos que existiera una relación sexual en esos días, la mujer puede observar que durante 24 horas un flujo pero resultante del líquido seminal desde la vagina y que además puede percibir una sensación de humedad en la vulva, que puede producir confusión en el registro. Como dijimos anteriormente, el registro de los datos obtenidos debe efectuarse siempre de noche antes de acostarse, donde se debe anotar las características observadas durante todo el día. El registro inicial tiene una duración entre dos o tres semanas y se debe evitar el contacto sexual para que no haya ningún tipo de confusión en los datos obtenidos, ya que podría existir una secreción producto del contacto genital que invalidaría las conclusiones. Durante todo el tiempo que lleve estas observaciones no deben efectuarse controles ginecológicos porque es también un factor de confusión en la toma de datos. La mujer debe colocar en forma diaria un dato subjetivo, la sensación en la vulva y un dato objetivo, la característica del flujo vaginal (producto del moco cervical).

Por este método quedarán determinados dos tipos de perfiles:

1) Patrón Básico Infértil: donde existe un espeso tapón de moco y ausencia de flujo genital.

2) Patrón Básico Fértil: donde no hay un tapón mucoso, existe la presencia de flujo de tipo filamentoso y humedad vulvar.

El mejor momento para concebir es teniendo relaciones sexuales durante un período de tres días, antes de la ovulación hasta 24 horas posteriores a la misma. Esta estrategia posibilita que el esperma esté listo para el momento de la ovulación. Como el óvulo es fértil durante 24 horas y los espermatozoides pueden llegar a estar activos durante 72 horas dentro de las trompas, aumentan al máximo las chances de lograr la fecundación.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados