proyecto salutia logo   home contacto

Enfermedades de la piel

 

ECZEMA

Generalidades: El eczema, también llamado dermatitis es una reacción inflamatoria de la piel, de evolución aguda, subaguda o crónica, que resulta de la acción de factores de etiología endógena o exógena, que pueden actuar en forma aislada o interactuando entre ellos. Las lesiones son en general muy pruriginosas y el proceso inflamatorio evoluciona a una intensidad mayor o menor de acuerdo con la agresividad del agente causal y de la suceptibilidad del individuo. La lesión inicial suele ser una ruborización en una zona de la piel (eritema) y de persistir la causa que la produce, puede evolucionar a la formación de pápulas (sobreelevación de la piel) o vesículas, con contenido seroso o purulento, las que pueden abrirse con una exudación característica. Luego al apagarse los síntomas agudos, la zona de la piel afectada comienza un proceso de descamación (eczema seco) con posibilidad que queden cicatrices como secuela.

Causas del ezcema: El aumento de tensión en la escuela, en el hogar, en el trabajo puede producir sus efectos orgánicos o psicológicos. Esta situación puede producir fatiga psicofísica y hasta la piel puede ser afectada. Pueden aparecer sectores de la piel con manchas rosadas y sensación de prurito cutáneo en la zona. Hay muchas formas por las que el eczema se manifiesta, y el denominado eczema atópico es una de las más comunes y de evolución severa. No es fácil conocer cuáles son las causas que provocan estas lesiones, no obstante, las investigaciones se concentran en buscarlas en los antecedentes alérgicos de los pacientes y en su sistema inmunitario. El eczema no es contagioso, pero hay que admitir que existen factores importantes en el origen y el desarrollo de esta patología, que entre los más importantes mencionamos: a) Antecedentes heredofamiliares (parientes de primer grado) de padres o hermanos que hayan sufrido o padezcan alergia o enfermedad asmática. b) Antecedentes personales de alergia alimentaria (leche de vaca, soja, huevos, peces o harinas de trigo), o alergia ambiental (plumas de aves, pelos de gatos o perros, polvo ambiental). c) Estrés: personas que estén sometidas a un estado de estrés severo y que tengan predisposición, pueden originar o agravar un eczema preexistente.

Características del eczema: Son manchas que causan prurito y se pueden localizar en cualquier parte del cuerpo, pero generalmente se ubican en la cara posterior del codo, costillas y rodillas. También aparecen en la cara, el cuello y la parte superior del tórax. Los síntomas que produce el eczema pueden acentuarse (sensación de más calor y prurito), en las fases agudas de su evolución y muchos pacientes terminan de agravarla por las lesiones de rascado que se infligen a sí mismos (la placa eczematosa más rojiza, con más inflamación y más prurito). Cuando lentamente desaparecen los signos inflamatorios agudos, la superficie de la piel queda extremadamente seca y escamosa.

Diagnóstico del eczema: Muchas veces se debe realizar el diagnóstico diferencia del Eczema Atópico con la Dermatitis de Contacto. Esta última se produce cuando la piel entra en contacto con una sustancia irritante, ya sea un perfume o loción, como también un determinado detergente. Los médicos dermatólogos acostumbran a realizar una anamnesis previa al examen físico, en los cuales constatan los factores heredofamiliares, la historia personal, el tipo de alimentación, los medicamentos que ingiere y el medio ambiente físico-químico que lo rodea, a fin de realizar un diagnóstico correcto.

Tratamiento: Puede ser a través de cremas o pomadas que ayudan a aliviar los síntomas que produce la piel inflamada e irritada. Algunos especialista prefieren utilizar para el tratamiento del ezcema,medicamentos por vía oral. En los casos de eczema de evolución grave, se puede apelar a métodos físicos, como la terapia con luz ultravioleta que complementa el tratamiento farmacológico. Es muy difícil que el eczema tenga cura definitiva, pero su evolución y la sintomatología puede mejorarse a través del control profesional y el tratamiento combinado. Por el momento, no existen tratamientos preventivos que aseguren que pueden evitar una poussé aguda del eczema. Se recomienda el uso de purificadores faciales en la higiene de la piel del rostro, que evite que la misma esté irritada. Utilizar maquillaje o cremas faciales hipoalergénicas. Evitar sustancias que irriten la piel, como las que usa para limpieza, secado, jabones, detergentes, lociones y fragancias. También es posible que el exceso de exposición al agua, paradójicamente produzca sequedad de la piel. Por ello se aconseja usar el agua tibia y en períodos cortos de tiempo. El secado de la piel después de la higiene corporal, debe hacerse con toalla que no sea gruesa, sin refregarla por la piel mojada, sino ejerciendo una presión suave y cuidadosa sobre el cuerpo. Elegir ropas de vestir, que se hacen a partir de tejidos de algodón. Se debe evitar el rascado de la piel a pesar el prurito que se siente, ya que el mismo puede producir grietas en la lesión, agravando la evolución de las placas de eczema, por quedar expuestas a la infección bacteriana.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados