proyecto salutia logo   home contacto

Enfermedades de la piel

 

PSORIASIS GENITAL

Generalidades: En la psoriasis genital, se desarrollan lesiones en formas de placas tanto la piel como las mucosas, de un color rojizo, aspecto brillante y que generalmente carecen de la descamación plateada que presentan otros tipos de psoriasis, que aparecen en cualquier parte del cuerpo. Esta patología puede afectar igualmente tanto a hombres como mujeres, siendo este tipo de localización que afecta también las mucosas, mucho menos frecuente que las que lesionan otras zonas.

Las características de sus lesiones, que llegan a afectar tanto a la piel y a las membranas mucosas genitales, las torna de difícil tratamiento, pudiendo interferir en las relaciones sexuales, con sus consecuencias psicológicas previsibles. En las personas de sexo masculino, la psoriasis genital puede afectar tanto al pene, el glande y el escroto testicular, con la aparición de placas rojizas y escamosas en el glande y en las de sexo femenino el tipo de lesiones depende de la localización de las placas: son de aspecto rojizo pero sin escamas cuando están en los pliegues de la piel de labios mayores y son de tipo escamosas cuando se localizan en zonas convexas. Pueden también estar afectados los labios menores y el vestíbulo de la vagina. No obstante es importante aclarar que no es posible “trasmitir” la psoriasis genital, ni por contacto directo ni por tener relaciones sexuales, recomendándose en esos casos retirar toda medicación aplicada en la zona antes y luego de finalizar, se debe reponer la medicación tópica. Las personas que sufren de psoriasis genital, tendrían que estar preparadas mediante una información adecuada brindada por su médico asistente, ya que van a tener que enfrentar más problemas en su vida sexual que el resto de la población, ya que esta patología termina convirtiéndose en un verdadero escollo para el buen desarrollo de su vida sexual. Algunos de estos pacientes llegan hasta sentirse culpables de presentar esa condición, por carecer del conocimiento necesario de su padecimiento, lo que termina agravando su situación. En el caso de los hombres, éstos pueden experimentar problemas en la erección del pene, ya que la psoriasis genital afecta directamente la piel impidiendo una erección normal por la aparición de grietas en las lesiones, pudiendo a llegar a sangrar. En estos casos se recomienda el uso de preservativos, método que además de resultar preventivo de enfermedades infectocontagiosas, en esta patología evita el contacto de la piel afectada con la piel de su pareja, logrando que la irritación de la zona sea menor. Desde un enfoque emocional, cuando la persona que padece psoriasis genital encuentra una pareja estable, debe dialogar con ella y transmitirle los sentimientos contradictorios que se sienten al enfrentar una nueva relación sexual. En muchos casos el diálogo oportuno resulta fructífero y sirve para encontrar un apoyo, ayudando a mantener la autoestima, posibilitando una vida sexual sin contratiempos. Por todo lo expuesto, lo que primero tiene que hacer una persona que padece psoriasis genital es consultar con un médico especialista acerca de todas las recomendaciones que hay debe cumplir, las precauciones que debe tomar, especialmente las referidas a la higiene de sus genitales externos y en la forma de llevar a cabo su vida sexual. Más importante que el aspecto de las recomendaciones es el tema del tratamiento.

Tratamiento de la psoriasis genital: Generalmente los médicos dermatólogos rescriben la utilización de tópicos, con la salvedad que debido a la naturaleza sensible de la piel genital y de las mucosas, se debe ser muy cuidadoso en la elección del compuesto farmacológico. Dentro de los preparados que se usan para esta patología, se encuentran los medicamentos inmunosupresores que suelen utilizarse también en los casos de eczemas. Cuando estos tópicos se usan por primera vez, suelen causar un poco de irritación, pero colabora a disminuir la inflamación y el prurito. Otro grupo de fármacos son los corticoides: que se prescriben en forma de tópicos y frecuentemente se utilizan como tratamiento complementario de esta patología. En estos últimos, la duración del tratamiento no tiene que ser prolongada, ya que el abuso en su utilización puede causar daños permanentes tanto a la piel como a las mucosas genitales, provocando estrías definitivas.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados