proyecto salutia logo   home contacto

Enfermedades de la piel

 

PSORIASIS PALMAR

Generalidades: La cuarta parte de las personas que sufren psoriasis, tienen ese tipo de lesiones en las palmas de las manos, (llamada psoriasis palmar) y en las plantas de los pies, (psoriasis plantar). Vamos a referirnos a la primera de ellas, aunque los mecanismos fisiopatológicos son comunes a las dos. Las lesiones de manifiestan como placas que aparecen en las plamas de las manos originadas por el engrosamiento de la capa córnea de la piel (hiperqueratosis), formando zonas de durezas, que pueden adquirir un color rojizo, incluso con formación de grietas.

Estas lesiones tan características no obstante, pueden llevar a una confusión diagnóstica con cierto tipo de micosis cutáneas, ezcemas o hasta una sífilis secundaria. En estos casos, el diagnóstico se posibilita a través de estudios serológicos y de estudios anatopatológicos luego de una punción biopsica de la zona afectada. Es difícil lidiar con las lesiones de la psoriasis palmar porque son más visibles que el resto de las localizaciones corporales (donde la mayoría de ellas está cubierta por la ropa de vestir) o en el cuero cabelludo está cubierta por los propios cabellos. Además como las manos son utilizadas como elementos de prensión en las múltiples actividades cotidianas, puede resultar dificultoso su uso. Dentro de las recomendaciones que hacen los médicos especialistas a sus pacientes, están aquellas que evitan los movimientos que provocan fricción repetida de las manos. También se debe evitar accionar frecuentemente las articulaciones interfalángicas y metacarpofalángicas, porque en su parte convexa estiran la superficie cutánea que ya está “adelgazada” por el proceso de psoriasis palmar. El 50% de este tipo de psoriasis, afecta también a las uñas (psoriasis ungueal). En estos casos las uñas se decoloran, adquiriendo un color blancuzco, su estructura se hace más espesa y aparecen líneas transversales, resultantes de la deshidratación local. Cuando las cutículas de las uñas son afectadas, dejan de tener su función de barrera protectora y la zona quedar expuesta a las noxas ambientales. Son los casos, donde la inflamación afecta la zona subungueal (debajo de la uña) provocando lesiones que cicatrizan con mucha dificultad, por no estar en contacto con el aire. Esta patología puede afectar las extremidades de los dedos, lo que dificulta extremadamente la ejecución de movimientos delicados (praxis).

Recomendaciones higiénicas de manos y uñas: La protección de las uñas se realiza evitando la humedad (nunca deben exponerse al agua y si es inevitable, hay que secarlas inmediatamente). Las uñas no deben ser limadas. Si la piel lindante con la uña tuviese el aspecto de inflamación (rojizo y con calor local) debe consultarse al especialista para descartar un proceso infeccioso concomitante. Siempre que se lavan las manos, deben secarse tanto palmas como los dedos con una toalla de papel para absorber totalmente la humedad, que de no realizarse quedaría en la zona subungueal. Cuando la zona afectada es la palma de la mano, la piel se agrieta con mucha facilidad, formando una “ventana” natural para el ingreso de bacterias al organismo. Esta situación genera un “círculo vicioso” de inflamación e infección, que se exacerba cuando se realizan actividades que provocan fricción en la palma de las manos. Si la palma de la mano tiene grietas, hay que protegerla con guantes estériles, evitando la entrada de aire y de esa manera realizar las tareas domésticas. La humedad que se va formando luego de algunas horas dentro del guante ayuda a que la piel se torne más flexible. Se recomienda un uso limitado de los guantes, porque la piel afectada de psoriasis palmar necesita del aire ambiental para sanar. Si se tienen que realizar tareas donde las manos pueden quedar mojadas se recomienda el uso de guantes finos de algodón dentro de los guantes de una sola pieza de vinilo. Los guantes de algodón pueden ser enjuagados si hubiesen sido expuestos a detergentes. También se recomienda el uso de guantes de algodón cuando se realice limpieza de polvo habitacional. Debe evitarse el contacto de la piel afectada con aceites, grasas o cualquier otro químico. Conviene cambiar con frecuencia los guantes, ya que la piel afectada precisa del aire para recuperar su aspecto normal. Si los guantes causaren transpiración excesiva, tienen que usarse guantes de algodón por dentro de los otros. En invierno tienen que protegerse las manos del frío ambiental, con guantes de lana o de cuero.

Tratamiento de la psoriasis palmar: Se recomiendan la utilización de vendajes de hidrocoloides, que se usan también para otro tipo de patologías, como úlceras varicosas y lesiones ulcerosas degenerativas. La acción de estos compuestos es la cicatrización de las lesiones abiertas (grietas). Tienen como efecto farmacológico disminuir el prurito, evitar la fricción de la zona y por último curar las lesiones. También se utilizan los corticoides en forma tópica (cremas o geles) que en la zona de hiperqueratosis tienen poca absorción en la circulación sanguínea, razón por la cual los especialistas lo prescriben. También se administran derivados de la vitamina D y retinoides locales.

   

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados