proyecto salutia logo   home contacto

Enfermedades de la piel

 

Psoriasis

Es una enfermedad inflamatoria de la piel, que tiene las siguientes características: es benigna y crónica, relacionada a la transmisión genética que necesita imperiosamente factores desencadenantes para su irrupción, que generalmente se produce en épocas invernales. Ataca igualmente a hombres y mujeres. En éstas el inicio de la psoriasis suele ser más precoz.

De todos modos la prevalencia se manifiesta en 2 picos de edad: antes de los 30 años de edad o después de los 50 años. Solo en una minoría de casos aparece durante el transcurso de la infancia. Cabe destacar que no es una enfermedad infecciosa, que es multigénica (intervienen varios genes), pero precisa de un disparador externo, como el estrés o alguna medicamento. Cuadro clínico: existen diversas formas clínicas y diferentes estadios en esta enfermedad. Según las estadísticas la incidencia familiar llega al 30%. En estos casos el momento de inicio de la psoriasis en más precoz. Características de las lesiones dermatológicas: son muy típicas, con períodos de reagudización y posterior remisión. Se ubican habitualmente en la superficie de la piel que coincide con el movimiento de extensión de las articulaciones, como la rodilla o el codo. También las lesiones pueden encontrarse en el cuero cabelludo, en la superficie palmar de las manos y la plantar de los pies. De acuerdo a los diferentes cuadros clínicos, el aspecto de las lesiones y su localización, se clasifican en: a) Psoriasis Vulgar: placas de color rojizo y de diverso tamaño, de bordes netos, con escamas secas en su interior, localizadas generalmente en el cuero cabelludo, codos y/o rodillas. b) Psoriasis invertida: Caracterizada por lesiones más uniformes, en zonas donde hay pliegue en la piel, como debajo de las mamas y pliegue intergluteo. c) Psoriasis vesicular: las lesiones tienen aspecto de vesículas con líquido en su interior. Son pequeñas y se localizan en la porción proximal de brazos y piernas (más próximo a hombros y glúteos). Generalmente aparecen abruptamente en niños, adolescentes y jóvenes. d) Psoriasis eritrodérmica: las lesiones son muy generalizadas, pudiendo abarcar el 75% de la superficie corporal. e) Psoriasis ungüeal: Se considera un complemento aislado de la psoriasis, comprometiendo más las uñas de las manos que la de los pies. Las formas más comunes se presentan como depresiones puntiformes o manchas amarillentas en la superficie de las uñas. f) Psoriasis pustulosa: También se caracterizan por lesiones vesiculosas, que en su interior contienen pus. Hay formas localizadas: manos y pies y otras generalizadas: abarcan una gran superficie corporal. g) Psoriasis Palmo-plantar: Son los casos donde se afecta solamente la superficie palmar o plantar (12% de los casos). Las lesiones ya descriptas, dada la anatomía de la zona, pueden presentar fisuras de la piel, dolorosas y es difícil su tratamiento. DIAGNÓSTICO DE LA PSORIASIS : Se basa en los antecedentes heredofamiliares y en la historia clínica del paciente: que refiere el tipo de lesiones que antes se describió y sus localizaciones más habituales, es decir el diagnóstico es clínico y no de laboratorio. En los casos más graves o en formas de presentación no típicas, puede realizarse un estudio con biopsia de la piel afectada, para confirmar el diagnóstico clínico. Se apela a los análisis de laboratorio, en caso de sospecharse diabetes o infección por estreptotocos.

TRATAMIENTO DE LA PSORIASIS: Es muy importante considerar cada caso en particular, aplicando un tratamiento personalizado. Recordar que se debe corregir los factores desencadentantes: estrés, frío intenso, excesiva exposición a los rayos solares, enfermedades como diabetes descompensada, episodios infecciosos y la acción química de algunos medicamentos. En casos leves y moderados (que llegan al 80% de los casos) pueden ser tratados con medicación tópica externa. Los casos severos, además de la acción local de los medicamentos, deben recibir medicación oral discontinuada, evitando los efectos colaterales como el efecto rebote. PREVENCIÓN DE LA PSORIASIS: Se conoce muy poco de esta enfermedad. Solo se puede afirmar, que existiendo antecedentes familiares de esta enfermedad, se debe tratar de evitar que aparezcan los factores desencadenantes: estrés, equilibrio emocional, frío intenso, exposición al sol y el uso de medicamentos sin prescripción médica.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados