proyecto salutia logo   home contacto

Enfermedades de la piel

 

VERRUGAS

Generalmente las verrugas aparecen y desaparecen sin necesitar ningún tratamiento, es más, fue estudiado estadísticamente y su curación espontánea alcanza al 30% en los primeros 6 meses y un 65% lo hacen al cabo de 2 años. Un porcentaje muy pequeño, el 5% permanece durante más de 5 años. Vamos a referirnos al grupo de verrugas que no desaparecen de forma espontánea. De acuerdo a sus características las verrugas se clasifican en:

VERRUGAS VULGARIS: Se presentan como excrecencias de la piel circunscriptas a una zona pequeña, del mismo color que ésta, con una superficie córnea y aspecto rugoso al tacto. Pueden aparecer en forma aislada o formando un conjunto de lesiones. Las zonas del cuerpo donde su localización es más frecuente, es el dorso de las manos y entre los dedos de las mismas. No se acompañan de síntomas, como dolor o prurito.

VERRUGAS PLANTARES: Tienen un aspecto característico producto de un crecimiento exofítico, similar a una callosidad de la zona plantar. A diferencia de las anteriores son dolorosas, sensible a la presión vertical (por esa causa duele en la deambulación). También son sensibles a la compresión horizontal (pellizcamiento).

VERRUGAS PLANAS: Se manifiestan como una lesión amarillenta, sobre-elevada en la piel, entre 2 a 4 milímetros de diámetro. Su consistencia es blanda y son suaves al tacto. Suelen aparecer en el rostro y en la cara dorsal de las manos.

VERRUGAS GENITALES: A este tipo de verrugas, se las conocen como condiloma acuminado y está en el grupo de enfermedades de transmisión sexual. Su etiología es virósica y su aspecto se asemeja a un coliflor pequeño. Aparecen siempre en grupos de lesiones en áreas del cuerpo donde puede haber contacto sexual: genitales externos femeninos y/o masculinos, zonas del periné, ano, labios y boca.

TRATAMIENTO DE VERRUGAS

El tratamiento de las verrugas depende del tipo, de sus características y de la zona en que se encuentren.

Verrugas vulgares: aquellas que no desaparecen en forma espontánea pueden ser sometidas a tratamientos tópicos con una solución que contenga un 17% de ácido salicílico y un 17% de ácido láctico aplicada tras un raspado adecuado. El nitrato de plata brinda también buenos resultados.

Verrugas planas: Los dermatólogos recomiendan treintoína, que se puede complementar con el peróxido de benzoico al 5%, que produce una acción irritante de la zona. Algunos llegan a recomendar la utilización de fluoruoracilo en forma de topicaciones.

Verrugas plantares: En estos casos se utiliza al Acido Salicílico dl 40% aplicado en forma tópica y mantenido con un vendaje por varios días. Luego cuando se quita el vendaje la verruga se encuentra con menos consistencia y se la debe tratar por agentes cáusticos (por ejemplo, el ácido tricloroacético al 50% o nitrato de plata). En casos resistentes puede recurrirse a la crioterapia. Esta técnica consiste en congelar la verruga durante 15 a 30 segundos con nitrógeno líquido. La electrocoagulación con legrado puede resultar satisfactoria cuando hay una lesión o unas cuantas, pero puede producir cicatrices.

Casos especiales: Verrugas faciales: se recomienda no realizar ningún tipo de tratamiento por la irritación que causa y las posibles cicatrices que puedan ocasionar. Verrugas periungüeales: El tratamiento se debe realizar cubriendo la lesión durante 6 días cada semana hasta su curación final, parea evitar el posible daño a la placa ungüeal.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados