proyecto salutia logo   home contacto

Enfermedades de la piel

 

VITILIGO

El vitíligo es una de las enfermedades de la piel de causa desconocida y se caracteriza por la presencia de manchas acrómicas (sin pigmentación) en la superficie de la piel. El mecanismo fisiopatológico que produce las lesiones deriva de un proceso bioquímico por el cual se produce una disminución o ausencia de melanocitos (células responsables de la formación de melanina, que da el color a la piel) en las zonas afectadas.

Aunque hasta el día de hoy su etiología es incierta, existen líneas de investigación sobre la relación que existe entre el Vitiligo y el Aparato Inmunitario (similar a las enfermedades autoinmunes) y también con factores o traumas psicoemocionales, que podrían desencadenar la aparición de manchas acrómicas o aumentar la superficie de las lesiones. Las manchas características del vitíligo son de color blanco, con total ausencia de pigmento. Tiene límites bien definidos que lo separan de la piel normal y no se acompañan de síntomas locales. En ningun momento de la enfermedad hay trastornos sensibilidad (prurito, dolor, anestesia, etc). En algunos casos las manchas tienen un halo de piel un poco mas oscura en sus bordes externos. Las zonas del cuerpo más afectadas por esta enfermedad pueden ser: la cara, la parte distal de los miembros superiores o inferiores, también codos y rodillas. En algunas de las personas afectadas, las manchas blancas confluyen formando grandes áreas sin pigmentación que pueden llegar abarcar casi todo el cuerpo. Cabe mencionar también que en las supereficie pilosas el folículo piloso también toma un color blanco. Evolución: El vitíligo es una enfermedad de evolución lenta y de carácter crónico. Es imposible conocer su evolución, que que puede permanecer estabilizada durante años, o cambir erráticamente, apareciendo en zonas distantes a las que fueron afectadas en el inicio de la enfermedad. En otros casos los pacientes refieren que las lesiones disminuyeron en número y en superficie de piel afectadas, hasta que en algunos casos desaparecieron definitivamente. Es tan compleja la evolución del vitíligo, que en un mismo paciente algunas lesiones pueden estar remitiendo y en otro sector pueden estar desarrollándose. El vitíligo en ningún momento compromete la salud física de los pacientes. Diagnóstico diferencial: El vitiligo se debe diferenciar de 2 patologías que presentas manchas acrómicas: la micosis y la lepra. La diferencia con esta última enfermedad es que las manchas blancas que tiene el paciente leproso, tienen anestesia, es decir ausencia de sensibilidad, con un gran compromiso de la salud física, cosa que no sucede con el vitiligo. No obstante al afectar su aspecto físico y su fisonomía, en muchos de ellos causa alteraciones psicológicas que perjudican la relación con los conviventes o su vida social. El grado de compromiso emocional puede condicionar en forma negativa la evolución de la enfermedad. Por tal motivo, se recomienda que en los casos necesarios, los pacientes accedan a un tratamiento psicológico para tener mejores resultados en la evolución de la enfermedad.

Tratamiento: Puede ser tan diverso como las múltiples características de la enfermedad. Cada paciente tiene que recibir el tratamiento del médico dermatólogo según la magnitud de sus lesiones y de las consecuencias en su salud mental. El tratamiento constituye un desafío para los dermatólogos, ya que los que producen buena respuesta en algunos pacientes, en otros no la produce. El objetivo del tratamiento farmacológico es corregir las alteraciones inmunes responsables del proceso de despigmentación o también estimular a los melanocitos presentes en las lesiones para la producción de melanina. La repigmentación de las lesiones se produce a partir de los folículos pilosos que forman un puntillado dentro de las manchas acrómicas. Posteriormente, esas zonas pigmentadas se van ensanchando hasta abarcar toda la lesión.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados