proyecto salutia logo   home contacto

Enfermedades infecciosas

Riesgos biológicos

Enfermedad de Crohn

Enfermedad Celíaca

Enfermedad de Parkinson

Enfermedades Genéticas

Parasitosis intestinales

Asma

Apnea del Sueño

Cifosis

Escoliosis

Diabetes Mellitus

Hiperactividad y déficit de atención

Neurosis

Psicosis

Esquizofrenia

Enfermedades mentales

Enfermedades psicosomáticas

Enfermedades cardiovasculares

Dengue

Tétanos

Tuberculosis pulmonar

 

 

ENFERMEDADES

Aspectos históricos: La salud es el estado natural o mejor dicho el “más probable” de un organismo, en base a los elementos inherentes a la propia naturaleza humana, como la de cualquier manifestación, es decir, un estado de equilibrio de la persona con un amplio ecosistema biopsicosocial. Este estado de equilibrio constituye la propia esencia de la vida, por el contrario, cuando disminuye la entropía, prevalece el desorden, se pierde la salud y aparece la enfermedad.

En consecuencia, la enfermedad implica la existencia de un desequilibrio del sistema orgánico. La enfermedad es siempre una manifestanción de la pérdida del “estado natural”. Muchos de los síntomas que observamos en el transcurso de una enfermedad no son otra cosa sino la evidencia que estan actuando los sistemas de defensas del mismo organismo, que una vez puestos en acción demuestran un intento de restablecer el estado de salud perdido. La salud y la enfermedad son dos conceptos pertenecientes a polos de un binomio indisoluble , que en estado de equilibrio son la manifestación de la salud y la vida de los seres humanos. La naturaleza dotó a los seres vivos y dentro de este grupo está incluida la especie humana, de una serie de recursos para ser utilizados en recuperar el equilibrio perdido en la enfermedad, por memdio de procesos muy complejos que tienden a lograr el resultado final que es la homeostasis (estado de equilibrio del organismo). El concepto de enfermedad a través de la historia fue cambiando de acuerdo a los diferentes estadíos de la misma. No fue lo mismo lo que creían los hombres de los pueblos primitivos, que los que vivieron en la Edad Media y los que viviemos en este mundo contemporáneo. Por muchos siglos la enfermedad fue considerada como un “castigo divino” por contrariar los dioses (religiones politeístas) como en la Edad Antigua o por desobedecer los mandamientos divinos (religión monoteísta que prevalecía en la Edad Media). En el mundo contemporáneo la enfermedad es estudiada por un conjunto de disciplinas, las Ciencias Médicas, por la cual tenemos conocimiento del origen, el desarrollo, el diagnóstico y el tratamiento de las distintas enfermedades. El concepto moderno de enfermedad es que ésta es una entidad nosológica compuesta por síntomas y signos , originadas por una agente etiológico, y que evolucionarán de acuerdo a la gravedad del cuadro clínico que ocasionan, del estado inmunitario del paciente y los recursos terapéuticos de la Medicina. Es importante enfatizar la diferencia que se establece entre síntomas y signos de la enfermedad. Síntomas : son sensaciones subjetivas, que percibe solamente el paciente y que no tienen exteriorización. Ejemplo de estas son las cefaleas, las nauseas, los mareos, el prurito, los cólicos, etc. Los síntomas de la enfermedad no son visualizados por el profesional, pero son sufridos por el paciente.

Signos: son las manifestaciones visibles de una enfermedad, por lo tanto son visualizadas y constatadas por el médico. Ejemplo de éstos entre muchos otros, son: la erupción de la piel, el color amarillento de la piel (ictericia) o el color pálido de la piel (anemia), la fiebre (constatada a través del termómetro) y la tensión arterial (registrada por el tensiómetro). Cabe destacar que muchas veces los síntomas no se pueden evaluar, porque los pacientes no lo pueden trasmitir, (un niño recién nacido que no se puede expresar, o una persona en estado confusional, que tampoco puede expresarse correctamente), y otras veces porque los pacientes no lo perciben como tales (pacientes con escaso nivel de instrucción, que aún teniendo los síntomas, por desconocimiento, no lo relacionan con el estado de salud). Hoy se acepta que la enfermedad se explica por un doble fenómeno: el exógeno (el agente causal), gérmenes, tóxicos, comidas copiosas, adicciones, etc., y el endógeno (la predisposición de la persona a padecerla), disminución de las defensas orgánicas, factores heredofamiliares, etc. Por lo tanto sigue vigente el axioma: NO SE ENFERMA QUIEN QUIERE SINO QUIEN PUEDE. De acuerdo a los tejidos y órganos afectados, las enfermedades pueden clasificarse específicamente.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados