proyecto salutia logo   home contacto

Enfermedades

 

ENFERMEDAD CELIACA

Generalidades: La enfermedad celíaca es una patología que afecta al intestino delgado, con mayor o menor atrofia de las vellosidades de la mucosa, ocasionando una alteración de los nutrientes, vitaminas, sales minerales y agua. Dichas vellosidades son “ondulaciones” o pliegues microscópicos de la llamada capa epitelial del intestino delgado (mucosa), que sirven para aumentar la superficie de absorción compuesta por células con funciones especializadas en la digestión de alimentos.

Cuando la mucosa sufre agresiones de diversos tipos, ocurre un achatamiento de dichos pliegues y una disminución de la absorción y la digestión de nutrientes, que puede llegar a provocar un cuadro de diarrea crónica y sus consecuencias: pérdida de peso, distensión abdominal, edema en miembros inferiores y otros signos y síntomas de déficit nutricional especialmente de proteínas. Si ocurre en la infancia o la adolescencia se manifiesta en el déficit del crecimiento y desarrollo. La imposibilidad que el organismo pueda absorber nutrientes determina en personas jóvenes no puedan completar el crecimiento de su talla en forma completa. Si la enfermedad celíaca se inicia en una edad adulta provoca no solo una enteropatía de evolución crónica, sino también que los pacientes sean vulnerables a desarrollar otro tipo de enfermedades metabólicas y/o endócrinas, como diabetes, hipotiroidismo, lupus y ciertos tipos de tumores. Existen factores heredofamiliares que condicionan la aparición y el desarrollo de la enfermedad celíaca: un 10% de descendientes con un vínculo familiar de primer grado pueden llegar a desarrollar la patología en algún momento de su vida.

Cuadro clínico: Como ocurre en múltiples patologías clínicas, en la enfermedad celíaca es muy importante el diagnóstico precoz. Esta enfermedad se inicia con trastornos inespecíficos del aparato digestivo, especialmente a nivel del intestino, que pueden confundirse con otras enfermedades como el colon irritable. Otras veces pueden padecerse síntomas muy similares a los que provoca la intolerancia a la lactosa. Con el correr del tiempo aparecen síntomas más específicos como DIARREA, DOLOR , DISTENSIÓN ABDOMINAL Y PERDIDA DE PESO. Las consecuencias inmediatas sobre el estado general son el agotamiento psicofísico y depresión. Más tarde aparecen síntomas más importantes, que agravan el estado de salud, como déficit de la nutrición y anemia. En algunas personas aparecen manifestaciones en piel y mucosas, con erupciones cutáneas y úlceras en la mucosa bucal. A continuación indicaremos la totalidad de síntomas y signos que pueden observarse en esta patología, aunque los pacientes sufren algunos de ellos:

•  Heces fétidas, claras, voluminosas, flotantes, con o sin gotas de grasa incluidas.

•  Distensión abdominal por meteorismo, cólicos, náuseas y/o vómitos.

•  Facilidad de perder peso y dificultad para recuperarlo.

•  Baja estatura si ocurre en la etapa de crecimiento y desarrollo corporal.

•  Debilitamiento general.

•  Cambios en el humor, a veces con insomnio.

•  Alteraciones en la piel

•  Uñas quebradizas y caída de cabellos

•  Anemia por déficit de absorción del hierro y de la Vitamina B12

•  En la mujer: alteraciones del ciclo menstrual y riesgo de infertiidad.

•  Edema de miembros inferiores

•  Osteoporosis

Diagnóstico: Siendo el cuadro clínico en su inicio inespecífico, puede existir confusión diagnóstica por parte del médico tratante. Cuando la historia clínica es rica en datos, la hipótesis de enfermedad celíaca surge naturalmente, permitiendo utilizar un tratamiento dietético diagnóstico: Por 3 meses se indica al paciente una dieta sin gluten y luego de ese tiempo se le indica una dieta libre. Si los síntomas mejoran en los 3 meses y empeoran cuando se reintroduce el gluten en la dieta, se está ante una presunta patología. Si un médico presume que se trata de una enfermedad celíaca, seguramente le solicitará al paciente exámenes complementarios de laboratorio para confirmar el diagnostico. El análisis de sangre que muestra la positividad de los anticuerpos Anti-Gliadina y Anti-Gransgljtaminasa (tTG), tiene valor diagnóstico equivalente al de la biopsia del intestino delgado. La verificación que hay grasa no digerida en las heces significa principalmente que hay dificultad en su absorción por la mucosa intestinal o una insuficiente producción de enzimas pancreáticas. El estudio radiológico del intestino delgado con ingestión de sustancia de contraste, puede revelar que el intestino se encuentra dilatado restos del bario ingerido dispersos en las mucosas. La biopsia endoscópica de la mucosa del yeyuno ileon demuestra un achatamiento de las vellosidades, que confirma el diagnóstico de enfermedad celíaca.

Tratamiento: No existe curación para esta enfermedad. El tratamiento tiene el objetivo de controlar la patología y disminuir al mínimo los síntomas y los signos que ocasiona. La base del tratamiento es la alimentación: la dieta no tiene que contener gluten. Como es muy común que la mayoría de los alimentos lo contengan, al menos en pequeñas cantidades, los pacientes tienen que ser advertidos por sus médicos sobre los ingredientes de los alimentos que consumen. Es recomendable que la dieta la supervise un profesional en nutrición, quien elaborará una dieta que esté de acuerdo con las posibilidades del paciente y su estilo de vida.

Recomendaciones: Evitar ingerir alimentos que contengan cereales como trigo, centeno, cebada, harina entre otros.

El gluten se encuentra en los cereales como trigo, centeno, cebada, alcandía, triticale, kamut y harina. Hay tantos platos de comida, que son ofrecidos habitualmente en las casas de comida, y que contienen gluten, que es importante darlos a conocer:

NO SE DEBE COMER:

•  Porotos horneados – Cerveza y otras bebidas alcohólicas a base de granos – Medicamentos y enjuagues bucales con base de alcohol – Sopas enlatadas – Caramelo de leche y azúcar – Tortillas de maíz – Verduras con crema – Nueces tostadas – Pollo frito – Papas Fritas – Salsas – Cremas para untar – Quesos blandos – Helados – Café y té instantáneos – Salsa de tomate – Mostaza – Yoghurt con frutas –

SE PUEDE COMER: alimentos elaborados con harina de maíz, arroz, sorgo, tapioca y papas.

•  Huevos – Frutas – Pescado fresco – Lentejas – Carne de vaca – Leche –Aceites de maíz, oliva, maní y girasol – Maníes – Arvejas – Polenta – Verduras – Levadura -

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados