proyecto salutia logo   home contacto

Enfermedades

 

PARASITOSIS INTESTINALES

Generalidades: Las parasitosis intestinales constituyen una buena parte de los problemas con los cuales los pediatras y médicos generalistas deben enfrentarse a diario, tanto en los hospitales como en la consulta privada y ya en los medios urbanos como en los rurales. Algunas parasitosis son intrascendentes clínicamente, otras pueden llegar a causar complicaciones graves que a veces requieren tratamiento quirúrgico.

Este grupo de afecciones es extremadamente frecuente. Los índices de infestación parasitaria son elevados en áreas endémicas rurales y zonas urbanomarginales, y particularmente en los países subdesarrollados. Las parasitosis intestinales son más frecuentes en niños mayores de cuatro años que en los adultos . En los países latinoamericanos tropicales o subtropicales de clima cálido y húmedo, especialmente en zonas donde las condiciones de vida son muy deficitarias, el panorama que ofrecen las enteroparasitosis suele ser muy severo. Suelen contribuir en algunos casos y unidas a las distrofias pluricarenciales por hipo-alimentación crónica, al retraso del desarrollo y del rendimiento intelectual en niños de edad escolar. A medida que el nivel económico, social, cultural y sanitario de las poblaciones se eleva, la prevalencia de parasitosis intestinales disminuye. Se dispone actualmente de tratamientos que pueden controlar y curar estas enfermedades, evitando los peligros de complicaciones que pueden poner en peligro la vida de los niños. Las Entero-Parasitosis Endémicas son un “indicador de Subdesarrollo” y como tal debe ser encarado por los Estados.

CUADRO CLÍNICO GENERAL DE LAS PARASITOSIS INTESTINALES: Los dolores son los síntomas más frecuentes. Se localizan en el abdomen y se presentan como dolores erráticos, tipo cólico, casi siempre en relación con el marco colónico y en especial en los flancos. Suele acompañarse con estado nauseoso y sensación de opresión en epigastrio. Alteración del ritmo defecatorio existiendo más comúnmente diarreas que constipación. Pérdida del apetito. Decaimiento . Intolerancia, que antes no existía, a ciertos alimentos (quesos, verduras, embutidos). Prurito anal y nasal (especialmente nocturnos). Palidez de piel y mucosas . Trastornos de conducta y nerviosismo. Trastornos en la absorción intestinal. A veces Tos. La influencia nociva de ésta patología es variable y va desde levísimas perturbaciones al estado ostensible de enfermedad, dentro de las cuales se puede aceptar que un paciente se encuentra en situación de enfermedad subclínica, o de enfermedad sintomática, leve moderada o grave, pero el criterio a no dejar de considerar, es que en todos los casos estamos en presencia de un enfermo parasitado. Las personas que sufren parasitosis intestinal pero se encuentran asintomáticos son los llamados “portadores aparentemente sanos”, a quienes se debe identificar y prescribir tratamiento, para evitar la “diseminación” parasitaria. Destacaremos las parasitosis intestinales mas frecuentes, ya que sería muy extenso y complejo enumerar a todas ellas.

DIAGNÓSTICO

Se realiza mediante la identificación del parásito. Previamente se debe realizar un “diagnóstico clínico” de Parasitosis Intestinal, que es la primera aproximación diagnóstica, como en otras patologías médicas, es decir, que un cuadro clínico expresado en síntomas (lo que expresa el paciente) y signos (lo que objetivamente constata el médico), lleva al profesional a indagar por medio de preguntas los antecedentes del síndrome (anamnesis). Una vez que se tiene el diagnóstico “presuntivo” de parasitosis intestinal, se debe realizar lo que se llama el diagnóstico "diferencial”, o sea cual es el agente etiológico causante de la patología. Sólo se llega a este objetivo con los estudios de laboratorio. Dentro de los exámenes de laboratorio más comunes que se realizan, el examen parasitológico completo de materia fecal, es el básico e ineludible.

FORMAS DE CONTAGIO

Ascariasis (ascaris lumbricoides) : Se produce por la ingestión de agua y vegetales contaminados con huevos infestantes.

Anquilostomiasis (ancylostoma duodenalis): Se produce por la penetración a través de la piel (pies y manos), de las larvas infestantes.

Triquinosis (trichinella spiralis): Se produce por la ingestión de carne de cerdo parasitado (con quistes de triquina en sus músculos).

Trichiuriasis (trichuris trichiura): Se produce por la ingestión de agua y vegetales contaminados con huevos infestantes.

Oxiuriasis (enterobius vermicularis): Se produce por: exoinfestación: ingestión de agua y vegetales contaminados con huevos infestantes, auto-reinfestación: directa, fecal-oral (el niño se rasca por el prurito anal, y luego sin higiene, se lleva las manos a la boca, o contamina los alimentos que ingiere)

Teniasis (tenia saginata y tenia solium): Se produce por: ingestión de carne de vacuna cruda o poco cocida que se encuentra parasitada.

 MEDIDAS DE PREVENCIÓN PARA EVITAR EL CONTAGIO DE PARASITOSIS: La prevención se fundamenta básicamente en LA EDUCACIÓN, ya que aquí no existen vacunas. Recomendaciones a la población:

•  Explicar a las familias que los parásitos intestinales pueden originar graves problemas de salud. Dar a conocer cuál es la vía de entrada infestante al organismo y cuáles son las medidas que hay que tomar para que ello no ocurra.

•  Enseñar a reconocer los diferentes tipos de parásitos intestinales, según sus características.

•  Aconsejar a los miembros de una familia o de un grupo conviviente con la persona parasitada, que además del paciente, todos deben someterse al tratamiento.

•  Recomendar que todo niño que padezca dolores abdominales agudos sea llevado a la consulta pediátrica.

Recomendaciones higiénico-dietéticas:

•  lavado de manos después de haber defecado, después de trabajar

jugar en contacto con el suelo.

•  lavado de alimento (frutas y verduras) antes del consumo.

•  Cocinar adecuadamente la carne de vaca o de cerdo antes del consumo.

•  Evitar beber agua que no esté descontaminada.

•  Evitar caminar descalzo sobre tierra contaminada con heces.

•  Mantener la higiene de letrinas.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados