proyecto salutia logo   home contacto

Enfermedades

 

PSICOSIS

Psicosis es un término psiquiátrico genérico que se refieere a un estado men tal, en el cual exsiste una “pérdida de contacto con la realidad”. Al experimentar un episodio psicótico, un indicviduo puede tener alucinaciones o delirios, como también cambio de personalidad y un pensamiento desorganizado.

Es frecuente que se acompañe también de una falta de “autocrítica”, que se manifiesta por una incapacidad de reconocer el carácter extraño o bizarro de su comportamiento. De esta forma surgen dificultades en las relaciones sociales y familiares y en el desarrollo normal de las actividades cotidianas. Una gran variedad de estresores del sistema nervioso, tanto orgánicos como funcionales, pueden causar una reacción psicótica. Muchos individuos tienen experiencias “fuera de lo común” o relacionadas con una distorsión de la realidad en algún momento de su vida, sin que necesariamente tener consecuencias negativas en su salud mental. En algunos casos, estas personas logran adaptarse a estas experiencias: por ejemplo despues de tener alucinacones una persona puede encontrar una fuente de inspiración o interpretarla como una revelación religiosa. Muchos de los actuales “santos” serían en verdad, psicóticos que convivian con delirios frecuentes. Como tal, algunos autores afirman que no se puede separar la psicosis de la conciencia normal, pero se debe analizarla como haciendo parte de un “continum” de conciencia. En la práctica médica, se adopta un abordaje descriptivo de la psicosis (como en todas las demás enfermedades mentales), que se basa en observaciones clínicas y del comportamiento. Esto permite la adopción de una guía de diagnósticos muy usada en los Estados Unidos de Norteamérica, el “Diagnostic and Statis Manuel of Mental Disorders” (DSM). De acuerdo con este manual la psicosis sería ser un síntoma de una enfermedad mental, y no una enfermedad en sí misma. La psicosis puede ser causada por predisposición genética, o factores exógenos orgánicos, pero que necesita un factor desencadenante en el ámbito psicosocial. Esta situación provoca alteraciones en el desempeño de roles, en la comunicación, en el autocontrol, en el comportamiento de los afectos, en la perecepción sensorial, en la memoria, en el raciocinio, en el pensamiento y en el lenguaje. La pérdida de la sensación de realidad y la capacidad de reconocerla, y en casos extremos, la pérdida del autoconocimiento, llevan al paciente a descuidar los aspectos básicos y simples de la existencia como lo son la alimentación y la higiene personal.

Diagnóstico: Para diagnosticar una psicosis el profesional observa el nivel de conciencia del paciente, si esta somnoliento, despierto o en vigilia, si es capaz de concentrarse, de memorizar, si tiene noción de tiempo y espacio, si responde afectivamente, si tiene ideas respecto a las cosas que se le presentan, si es capaz de racionalizar y si tiene percepción y juicio de la realidad. Todas estas observaciones apuntan evaluar el grado de compromiso de salud mental en un psicótico. La principal alteración del juicio esta caracterizada por la aparición del delirio, donde el paciente distorsiona totalmente la realidad y expresa plenamente sus fantasías, quedando irreductible a cualquier tentativa de argumentación lógica. La psicosis no se refiere a una enfermedad específica, se trata de un conjunto de enfermedades diferentes que poseen signos y síntomas comunes.

La esquizofrenia es uno de los cuadro psicóticos de mayores importancia. Las patologías afectivas, que se caracterizan por fases de depresión y manía, pueden también presentarse como cuadros psicóticos, con contenidos afectivos de enfermedad como características de delirio. La fase depresiva presentas delirios de culpa, prejuicio, muerte, y el paciente se siente responsable por grandes catástrofes mundiales, como guerras y desastres. En la fase maníaca los delirios son de grandeza o de poder. Los cuadros de psicosis se caracterizan por alucinaciones ópticas de imágenes fúnebres, que llevan al paciente a un estado depresivo, expresado por el llanto continuo.

La psicosis puede aparecer en cualquier fase de la vida. El autismo es un ejemplo de una psicosis típica de la infancia. También puede presentarse confusión en el diagnóstico, ya que pueden existir estados psicóticos temporales: El uso de drogas como el acido lisérgico y la cocaína pueden causar síntomas psicóticos. El alcohol también puede causar alucinaciones y delirium tremens. Tratamiento: La psicosis tiene que ser tratada farmacologicamente y según la patología que la origina y en los casos graves, la internación es inevitable.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados