proyecto salutia logo   home contacto

Enfermedades

 

TUBERCULOSIS PULMONAR

GENERALIDADES: La tuberculosis es una enfermedad epidémico-endémica que está diseminada por todo el mundo y que ataca a todas las razas humanas, a todos los pueblos y en todas las edades. Las primeras víctimas fueron apareciendo cuando el hombre se habituó a vivir en colectividades sedentarias y agrupaciones compactas.

Es seguro que los primeros afectados comenzaron a padecer una enfermedad aguda que, en pocas semanas al principio y luego en pocos meses, les producía la muerte. En muchos países tropicales la T.B.C. es una enfermedad grave común entre los niños, principalmente como resultado del hacinamiento, la pobreza y la mala nutrición. En la mayoría de los casos, la enfermedad ataca los pulmones ( tuberculosis pulmonar ), pero también puede afectar los huesos y las articulaciones, los ganglios linfáticos (especialmente el cuello), las meninges (membrana que cubre el cerebro), dando lugar a la meningitis tuberculosa, o difundirse por todo el organismo: tuberculosis miliar. Es de suma importancia el comprender que la tuberculosis se debe a bacterias propagadas de una persona a otra, por lo que la mayoría de los niños con tuberculosis han sido infectadas por otra persona, generalmente un adulto que padece tuberculosis pulmonar.

PRIMOINFECCION TUBERCULOSA: Se llama “primo-infección tuberculosa”, a la primera infección que produce el bacilo de Koch al penetrar en el organismo, es decir a la infección tuberculosa inicial. También se la designa con el nombre de “infección primaria”. La infección es producida casi siempre por el bacilo de tipo humano y se localiza en el pulmón en el 95% de los casos. El foco primario pulmonar y los ganglios linfáticos hiliares-satélites constituyen en conjunto el complejo primario o primera fase de la tuberculosis. El foco primario aparece entre los 8 y 12 días que siguen a la infección y el infarto ganglionar lo hace entre 2 y 6 semanas después. El período desde la infección hasta la aparición de la alergia (tuberculina) se denomina “pre-alérgico”. El proceso infeccioso primario evoluciona generalmente hacia la curación en un lapso que oscila entre uno y dos años, pero en otros casos puede llevar a la destrucción progresiva del parénquima o a la diseminación por vía hematógena. La edad es de suma importancia, siendo peor el pronóstico en la niñez y en la adolescencia. Cuanto más corta es la edad del niño más grave es la evolución de la enfermedad. En estos últimos años, los pacientes que padecen HIV se infectan con mayor asiduidad de tuberculosis, ya que el Sida disminuye la capacidad de su aparato inmunitario a todo el resto de los gérmenes, lo que es aprovechado por el bacilo de Koch. La tuberculosis, como otras enfermedades infectocontagiosas que padece el paciente con Sida, se la denomina “enfermedades oportunistas”.

TUBERCULOSIS PULMONAR: en los adultos, esta forma de manifestación termina por formar cavernas en los pulmones. En los niños presenta lo que se denomina “tuberculosis pulmonar” donde la formación de cavernas o cavidades es rara, y la característica principal es el aumento de volumen de los ganglios linfáticos en las raíces del pulmón (ganglios hiliares), cerca de los principales bronquios y vasos sanguíneos. Si es muy grande la extensión de las lesiones puede colapsarse incluyendo los bronquios y cerrar la circulación de aire, produciendo la falta de entrada de aire al pulmón. Dentro de los ganglios se forma una sustancia llamada caseum. Si la nutrición del niño llega a ser deficitaria y su estado general fuera malo, puede abrirse el ganglio afectado en la luz del bronquio y producir una infección tuberculosa pulmonar difusa. Otra tipo de evolución es cuando el ganglio se abre dentro de un vaso sanguíneo y la enfermedad puede extenderse: 1) en todo el organismo en forma de tuberculosis miliar (llamada así por zonas infectadas con una apariencia de granos de mijo, 2) a partes distantes como los huesos (Mal de Pott), los riñones y las meninges (meningitis tuberculosa). Son manifestaciones relativamente comunes el “eritema nudoso” y la “conjuntivitis flictenular”. Su evolución es favorable a pesar de ser de diseminación hemática. Más tardíamente puede aparecer la pleuresía serofibinosa.

DIAGNÓSTICO: en todo lactante distrófico, debe sospecharse una posible infección si la anamnesis se acompaña con datos positivos de familiar enfermo. En este caso se tratará de una desnutrición por primoinfección tuberculosa. El diagnóstico se basa sobre tres grupos de datos: los antecedentes, el examen radiológico y las pruebas tuberculinas. En el niño vacunado con B.C.G., la prueba puede ser débilmente positiva. Las pruebas negativas pueden deberse a que el niño no esté infectado ya que podría estar en el período pre-alérgico. El bacilo de Koch puede ser buscado mediante el lavado gastrítico, a la broncoscopía por con fines diagnósticos y terapéuticos.

TRATAMIENTO: básicamente es la Isoniacida pero además existen otros antibióticos como la Rifocina y desgraciadamente en los últimos años se ha instalado la resistencia a los antibióticos clásicos.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados