proyecto salutia logo   home contacto

Estres

 

COMBATIR EL ESTRES

Introducción: Ya comenzado el siglo XXI, hay que reconocer que el estrés es una de las patologías psicobiológicas más significativas, que padece un gran porcentaje de personas que residen en zonas urbanas, muchas de ellas ignorando su situación.

Aquellas que son conscientes de su padecimiento, buscan afanosamente información de cómo combatir el estrés, muchas veces sin lograrlo. El efecto de la postglobalización trajo consecuencias en el tejido social, en muchos casos con pérdida de su fuente laboral, o con precariedad en el empleo y con incertidumbre de su propio futuro. Muchas familias se fragmentaron y los integrantes de otras tuvieron de sufrir cambio en sus propios roles. Estos cambios sociales (principalmente en el ámbito familiar y laboral) provocaron en muchas personas un cuadro denominado “estrés crónico”, que está relacionado con los últimos cambios sociales. Existen otras causas de estrés, que están más relacionadas con la historia personal de los individuos, como la pérdida de un familiar, la pérdida del vínculo conyugal, o la enfermedad grave en un familiar cercano, etc. Estas causales provocan un tipo de estrés, denominado “estrés agudo” porque sucede inmediatamente de producida la causa, más cuando se trata de una pérdida. Por ello, “combatir el estrés” es el objetivo de muchas personas afectadas, que todavía no lograron superar dicha crisis. Por ello, a continuación se mencionaran las principales recomendaciones a tener en cuenta para combatir el estrés eficazmente:

•  Se debe tratar de desligarse del problema causante de la situación de estrés, para evitar ser dependiente del mismo. Hay que conseguir salir de la inercia habitual y tener conciencia que es posible controlar las dificultades que surgen en la vida.

•  Se debe aprender a relajarse. Las diversas técnicas de relajación contribuyen mucho al bienestar psicofísico de los individuos. Entre otras se aconseja el yoga y una sesión de masaje semanalmente. Cuando la mente y el cuerpo se encuentran relajados, las situaciones de estrés son menos frecuentes.

•  Hay que controlar los pensamientos. Como el estrés es un proceso que depende en gran manera de la interpretación que se hace de la realidad, hay que aprender a cambiar la “traducción” que se hace de los acontecimientos conflictivos o que generan crisis.

•  Modificación de prioridades. Si la causa es el estrés laboral y no hay posibilidades de cambiar de empleo, por lo menos hay que considerar todas las alternativas placenteras que sean posibles. La práctica más simple es dedicar el tiempo libre a las actividades que reporten satisfacción. En cambio si la causa de estrés es familiar y no hay forma de cambiarla, se tendrá que realizar una estrategia orientada a la distracción con programas lejos del ambiente familiar, al menos por cortos períodos de tiempo.

•  Hay que practicar hábitos saludables. Lamentablemente las personas estresadas consumen habitualmente bebidas alcohólicas o psicofármacos y hay una prevalencia alta de tabaquismo. El estrés muchas veces provoca actitudes pasivas en las personas, como pasar muchas horas sentadas en un sofá, mirando televisión o frente a una computadora navegando por Internet. Se debe advertir que el sedentarismo es un factor que potencia el estado de estrés, produciendo un círculo vicioso. Hay que tratar de evitar esa situación.

•  Práctica de ejercicios. La gimnasia o los deportes son las recomendaciones más importantes, que todos los profesionales especializados en el tema les hacen a los pacientes. Trae beneficios a la salud mental y física. Con 30 minutos diarios se consigue una relajación mental y disminuir el estado de estrés.

•  Pensamientos positivos: Se deben revertir las ideas negativas y aprender a encontrar el lado positivo de las cosas, para reducir tensiones y alcanzar los objetivos.

•  Sentido del humor. Es uno de los objetivos más difíciles de conseguir, con o sin estrés. La sonrisa o la carcajada genera “endorfinas”, muy útiles para la salud. Está demostrado que el buen humor es el mecanismo más eficaz para combatir el estrés y especialmente para superar el estrés agudo.

•  Red de apoyo: Las relaciones sociales, con amigos y compañeros de trabajo, son muy eficaces en los momentos de tensión. Hasta la presencia de una mascota en el domicilio puede ayudar a combatir el estrés.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados