proyecto salutia logo   home contacto

Estres

 

ESTRES CRONICO

El estrés crónico está incluído en el concepto del estrés general, es decir, es una respuesta física para una situación indeseable. El estrés moderado se manifiesta en situaciones rutinarias, como la contrariedad que se siente al perder un óbnibus, quedar mucho tiempo aguardando en una fila para ser atendido entre otras.

Pero el estrés puede ser más severo, cuando es ocasionado por el divorcio, una enfermedad grave en un familiar de primer grado, haber perdido el trabajo o no poder cumplir con una deuda hipotecaria. Si se relaciona el estrés con el tiempo, tendremos 2 tipos de estrés: el estrés agudo de corto plazo y el estrés crónico, de largo plazo. Este último tiene estresores que no son temporales, ya que es ocasionado por situaciones que permanecen inmodificables en el tiempo, que se manifiestan con más frecuencia en la relación con las demás personas, como ocurre con los problemas en el medio laboral y complicaciones o dificultades con la salud o con la economía que sustenta al grupo familiar. En el momento que una persona no consigue superar estas circunstancias, aparece una respuesta psicofísica o estrés, (secreción de adrenalina, aceleración de la frecuencia cardíaca, hiperventilación pulmonar, vasoconstricción periférica, etc.) para conseguir la energía necesaria y superar esa situación. Cuando estas situaciones ocurren repetidamente y no se logra dar una respuesta adecuada a los estresores que permanecen en el tiempo, tal como sucede en el “estrés crónico”, las consecuencias psicofísicas se van multiplicando y acumulando al correr del tiempo.

SINTOMAS DEL ESTRES CRONICO

Irritabilidad, disburbios del sueño e insomnio, pérdida del apetito o voracidad alimentaria, dificultades en la relación con los demás. A estos síntomas psíquicos el estrés crónico puede causar consecuencias orgánicas:

Aparato inmunitario: El estrés crónico puede llegar a disminuir las defensas a tal punto, que lo anula, dejando al paciente vulnerable a enfermedades infectocontagiosas, es decir más susceptible a infecciones virales, como se observa con el virus H. influenza y/o infecciones bacterianas, como la Tuberculosis.

Aparato cardiovascular: Es estrés crónico puede causar un aumento de la frecuencia cardíaca y hasta síntomas coronarios, como dolores precordiales (dolor detrás del esternón) y arritmias cardíacas (trastornos del ritmo cardíaco). Una situación de estrés crónico puede llevar al Infarto Agudo de Miocardio, en los casos que existan factores predisponentes.

Otros aparatos: En personas que ya sufren una patología anterior al estado de estrés crónico, éste puede potenciar la evolución y terminar agravandolos, tal como sucede en la úlcera gástrica, gastroduodenitis, cólon irritable (aparato digestivo); fatiga, asma bronquial, broncoenfisema (aparato respiratorio); disminución de la líbido sexual y esterilidad (sistema endócrino).

RECOMENDACIONES PARA EL ESTRES CRONICO

Tratar de simplificar la vida cotidiana. Suprimir algunas actividades o tareas que se programaron para el día. Practicar técnicas de relajamiento, como control de la respiración, relajación muscular y concentración mental. Concentrarse en una cosa por vez. Dejar los problemas del trabajo y no “llevarlos” al hogar. No “llevar” los problemas del hogar al trabajo. Usar el sentido del humor, aprendiendo a “satirizar” la angustia. Practicar hábitos saludables, como los ejercicios de relajación. Acostarse más temprano, porque tener más horas de sueño da más capacidad de lidiar con las responsabilidades del día a día. Tener un buen desayuno y un almuerzo adecuado, para aportar la energía suficiente. Reducir el consumo de café, ya que la cafeína es un estimulante y puede elevar el nivel de estrés. Darse el tiempo necesario para tomar vacaciones ordinarias y en cuanta oportunidad se presente, tomarse vacaciones ocasionales. Dedicar más tiempo a los hobbies y aprender a ocupar el tiempo ocioso con actividades gratificantes.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados