proyecto salutia logo   home contacto

Hepatitis

 

VIRUS DE LA HEPATITIS B

El virus de la hepatitis B pertenece a la familia de los Hepadnaviridae. Es hepatotrópico como todos los hepadnavirus. El virus de la hepatitis B es resistente y puede soportar hasta una semana de exposición al aire. De hecho, es estable sobre superficies durante un mes como mínimo, lo cual permite la inoculación indirecta mediante objetos inanimados.

Sin embargo es inactivado por el calor (100° C durante 2 minutos) y es sensible a la desinfección con alcohol, fenoles, peróxidos, glutaraldehido y soluciones de hipoclorito. Sin embargo es resistente al cloruro de benzalconio y detergentes relacionados. El virus de la hepatitis B está compuesto por una partícula doblemente encapsulada y un núcleo interno compuesto por el antígeno nuclear de la hepatitis B. Durante la infección de este virus, hay dos tipos de partículas virales en la sangre: El virión infeccioso intacto, llamada partícula Dane, que es una esfera de 42 nanómetros y las envolturas virales vacías que son partículas esféricas de 22 nanómetros, que representan el exceso de HBsAg. El genoma del virus de la hepatitis B es un ADN circular de doble trenzado parcial con aproximadamente 3.200 pares de bases. Codifica cuatro cuadros de lectura abierta sobrepuestos. Las mutaciones en el genoma pueden causar una infección de hepatitis que sea serológicamente atípica. La más común de estas variantes resulta de las mutaciones de uno o dos puntos en la región pre-C del genoma. La Hepatitis B es una enfermedad endémica en todo el mundo. Sin embargo, la distribución de los portadores del virus muestra grandes diferencias geográficas. Esas diferencias en la distribución de las personas infectadas reflejan diferencias en el modo principal de transmisión del virus. Estos elementos son fundamentales para detectar e identificar a los grupos que corren el mayor riesgo de contacto con personas infectadas y por lo tanto infectarse con el virus. El virus de la Hepatitis B es aproximadamente cien veces más infeccioso que el virus del Sida. Este virus comparte vías de transmisión comunes con el virus de inmunodeficiencia humana que provoca el Sida, (por ejemplo vertical, sexual y/o parenteral). Pero a diferencia del VIH, el virus de la Hepatitis B sigue siendo infeccioso aunque haya sido expuesto hasta una semana a la intemperie. Este virus además tiene una carga viral en sangre positiva de HBeAg , 100 millones a 10 mil millones por mililitro de sangre. En el mundo el número de personas infectadas en todo el mundo y los riesgos de infección son mucho mayores con este virus que con el HIV. Por esa razón la recomendación de la Organización Mundial de la Salud es que todos los niños y adolescentes que no hayan sido previamente vacunados contra el hepatitis B, deben recibir la vacuna .

Las vacunas para el plan infantil fueron ampliadas (a partir de marzo de 1998) para cubrir la vacuna contra la hepatitis B hasta los 18 años de edad. Estas expansiones simplifican las recomendaciones y reducirán la incidencia de la hepatitis B en los adolescentes, cuyo comportamiento los hace vulnerables al contagio y a la infección.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados