proyecto salutia logo   home contacto

Incontinencia Urinaria

 

 

EJERCICIOS PARA LA INCONTINENCIA URINARIA

La dificultad en controlar el deseo súbito de orinar constituye un verdadero tormento diario para las personas que sufren de incontinencia urinaria. Las visitas constantes al baño o el miedo de no llegar a tiempo para realizar la micción someten a estos pacientes a un sufrimiento cotidiano, que con el tiempo llegan repercutir en su vida de relación, tanto con su familia conviviente como con sus amigos y compañeros de trabajo.

La Organización Mundial de la Salud indica que esta dolencia repercute en la higiene, en la vida personal de los pacientes y en sus relaciones sociales. EN PERSONAS QUE NO SUFREN DE INCONTINENCIA URINARIA: Para evitar padecer de incontinencia urinmaria, hay que evitar los llamados "factores condicionantes", decir aquellos que directa o indirectamente pueden causar esta patología. A continuación se mencionan los más importantes: 1) Restringir las bebidas y alimentos líquidos a un litro diario cuando las frecuencia de las micciones es alta. 2) Si el paciente es fumador, debe dejar el tabaquismo, más aún si padece de bronquitis crónica, conocida popularmente como “tos del fumador”. 3) En los casos necesarios, se debe tratar la constipación crónica. 4) Las mujeres parturientas, luego del parto, deben hacer ejercicios para reforzar el grupo muscular de la pelvis. 5) En la menopausia, de no existir contraindicaciones, se debe iniciar una terapéutica de reemplazo hormonal con estrógenos. 6) Si no hay contraindicaciones, el médico tratante deberá reducir la dosis diaria de diuréticos y eventualmente reemplazarlos por otros medicamentos. EN PERSONAS QUE SUFREN DE INCONTINENCIA URINARIA: 1) Programa de micciones: Horarios fijos para las micciones diurnas. Entrenamiento de hábitos de micción de orina. 2) Rehabilitación de los músculos pélvicos: consiste en contraer los músculos pélvicos como si se quisiera impedir la defecación o detener la micción de orina. Luego en un segundo tiempo, tratar de relajar el mismo grupo muscular y unos segundos después realizar una contracción muscular igual a la primera. Repetir los movimientos de contracción-relajación de 20 a 30 veces, con un intervalo de 10 segundos.

Este ejercicio se hace varias veces por día. Con este método, luego de un tiempo pronunciado puede lograrse una mejoría en el 60% de los casos. Es muy eficaz también en los casos de mujeres adultas con incontinencia de esfuerzo o mixta. 3) Entrenamiento de la musculatura pélvica a partir de contracciones pasivas y activas. 4) Biofeedback: técnica de rehabilitación y educación basada en un método electrónico o mecánico que aporta información sobre la actividad neuromuscular de la vejiga, que es particularmente útil cuando se asocia con ejercicios pélvicos. Los estudios revelan que un 75% presenta mejoría y el 15% logra su curación. 5) Estimulación eléctrica: es una técnica que excita el nervio pudendo con electrodos introducidos dentro de la vagina y el ano, pudiendo ser ajustados por el paciente, para inhibir la inestqabilidad de la vejiga y mejorar la contractilidad y la eficiencia de esfínteres y músculos pélvicos. Algunos autores refieren una mejoría del 50% al 80% de los casos.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados