proyecto salutia logo   home contacto

Menstruacion

 

SINTOMAS DE LA OVULACION

Generalidades: Como ocurre con un gran número de procesos biológicos del cuerpo humano, la ovulación en la mujer se acompaña de una serie de fenómenos complejos, con base neuroendócrina, que traen como consecuencia un cuadro clínico conocido como “síntomas de la ovulación”.

A continuación mencionaremos los más importantes: Mucosidad cervical: Mientras se va desarrollando el ciclo menstrual se producen algunos cambios en la textura y consistencia del flujo vaginal. Aparece un llamado moco cervical que por acción hormonal facilitará a los espermatozoides desplazarse hacia las trompas de Falopio, ya que su textura es como la clara de huevo, adherente y viscosa, ideal para el traslado de los gametos masculinos. Dolores abdominales y en los pechos: Algunas mujeres refieren que sufren dolores o pinchazos abdominales durante la ovulación y también encuentran sus mamas turgentes, más tensionadas y hasta con dolor a la palpación. Estos dolores no siempre coinciden con el momento de la expulsión del ovulo por el ovario. Pueden ocurrir antes, durante o después de la ovulación. El dolor abdominal se localiza en la mitad inferior, en la zona pelviana que comprende la superficie que está entre el obligo y el pubis. Temperatura basal y corporal: Por medio de la utilización de un termómetro colocado en el orificio anal se puede registrar la temperatura basal. Luego de permanecer en una temperatura basal estable luego de la última menstruación, en los días anteriores a la ovulación dicha temperatura aumenta de 0.4 a 1.0. Por lo tanto, si se lleva un control diario de la temperatura anal, se podrá constatar los días fértiles de la mujer. Si se lleva un registro de la temperatura basal de varios ciclos menstruales se puede establecer un patrón en los cambios de temperatura. De esta manera se puede asegurarse que los 2 a 3 días que preceden a la subida de temperatura serán los más fértiles. Además del método de la medición de la temperatura basal, se utilizan otros métodos para constatar la ovulación. A continuación mencionamos los más importantes: Tiras reactivas: Estas pruebas se deben realizar cuando se esté por ovular. Se miden los niveles de la hormona luteinizante (HL) en la orina. El incremento de esta hormona tendrá lugar aproximadamente 36 horas antes de la ovulación. Estas tiras reactivas tienen un 99 % de precisión, y el mejor momento para utilizarlas es de 2 a 8 de la tarde. Se deben tener relaciones hasta tres días después para aumentar las posibilidades.

Pruebas de saliva: Además del moco cervical del útero sufre modificaciones en el momento de la ovulación, en la saliva también ocurren cambios significativos, ya que por el aumento de los niveles de estrógenos, se produce un incremento en la salinidad de la saliva, que observada a través de un microscopio específico, se pueden observar estructuras cristalinas. Como esta prueba es fácil, se puede realizar diariamente, pudiendo de esa manera encontrar oportunamente los cambios en la saliva (cristalización) que están informando que la mujer está en los días fértiles. Este método es utilizado por las mujeres que tienen un periodo menstrual irregular. De todos modos hay que mencionar que muchas parejas necesitan más de 6 meses para lograr un embarazo, lo cual depende de múltiples factores, como la edad, el nivel de hormonas sexuales, la integridad de la estructura anatómica del aparato reproductor masculino y femenino, como de su fisiología.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados