proyecto salutia logo   home contacto

Obesidad infantil

Obesidad adolescente

Obesidad morbida

Sobrepeso y Obesidad

Obesidad y Enfermedad

Obesidad y Estilos de vida

Causas de la obesidad

Actividad Física

Ejercicios para perder peso

 

OBESIDAD

La obesidad es uno de los mayores moltivos de ansiedad en el mundo industrializado, que desde fines del siglo XX ha impuesto como ideal estético poseer un talle de “avispa” y un vientre de “galgo”. Pero sería un error tomarse a la ligera estas modas, porque entrañan prejuicios psicológicos y presiones sociales que pueden influir considerablemente en la salud.

Está demostrado por múltiples trabajos de investigación, que el sobrepeso cuando es excesivo y sobre todo cuando llega a convertirse en obesidad es perjudicial para la salud. Actualmente la obesidad se considera un factor de riesgo cardiovascular, que “arrastra” otros factores como el sedentarismo, la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia (aumento de colesterol en sangre) y a veces la hiperglucemia (aumento del azúcar en sangre). Además contribuye a la formación de cálculos biliares, artritis y trastornos gastrointestinales. En la mujer, aumenta el riesgo de cáncer de la vesícula biliar y de mama (después de la menopausia) y de útero. A su vez en el hombre, lo hace con el cáncer de próstata y riñon. Es importante que entendamos lo que se acepta actualmente en las diversas disciplinas que estudian esta patología, por sobrepeso y obesidad. Indice de Masa Corporal: Es una ecuación matemática (PESO/ALTURA X ALTURA) que es utilizada por las diversas disciplinas que tratan la obesidad, a fin de evaluar el peso corporal de las personas. Veamos su explicación: Si se divide el peso corporal (registrado en kilogramos) por el cuadrado de nuestra estatura (medida en metros), obtenemos un valor denominado “Indice de Masa Corporal). Cuando este índice tiene un valor entre 18 y 24.9 el peso es normal y compatible con un buen estado de salud. Cuando los valores fluctúan entre 25 y 29.9 se considera sobrepso. Cuando el valor del índice es mayor que 30, se considera obesidad. A modo de ejemplo, examinemos el caso de una persona que mide 1,6 metros de estatura y suele pesar 60 kilogramos: 1,6 x 1,6 da como resultado 2,56. Si realizamos la ecuación: Peso/Altura al cuadrado el resultado final es el Indice de Masa Corporal, cuyo valor sería 31,2, es decir que esa persona ES OBESA. Existen múltiples factores que condicionan la obesidad, que describiremos en otro sector de esta página Webb, pero mencionaremos que algunos casos están relacionados con la herencia, en cuyo caso requerirá tratamiento médico. La mayoría de las veces esta patología metabólica se desarrolla en forma lenta como consecuencia de un desequilibrio entre el aporte y el gasto de energía, es decir cuando se ingieren más alimentos hipercalóricos (que tienen muchas calorías) como son las grasas y los hidratos de carbono, que los que el organismo no puede “quemar” con actividad física. En las sociedades modernas hay cada vez más personas que no realizan actividades físicas, y se convierten en sedentario y por lo tanto gasta menos calorías. Si no se revierte esa situación, inexorablemente las calorías excedentes a través del tiempo, determinarán el aumento del peso corporal, con el consiguiente estado de sobrepeso u obesidad. Se puede prevenir eficazmente la obesidad sustituyendo la carne roja por pescado una o dos veces por semana y aumentando los alimentos ricos en fibras, vitaminas y minerales, como son las verduras y las frutas. También se debe reducir radicalmente el consumo del azúcar refinado y dulces, sobre todos cuando ambos están incorporados como ingredientes a otras comidas.

La explicación por la cual no se debe consumir azúcar refinado, está dada en que ciertos alimentos, como los cereales por ejemplo, contienen azúcares naturales en cantidad suficiente para cubrir las necesidades de azúcar del organismo. También es importante mencionar que la obesidad no es un signo de prosperidad. Afecta generalmente a personas de clase media baja o grupos de bajos ingresos, que viven en zonas llamadas urbano-marginales en la periferia de las grandes ciudades, que apenas pueden adquirir comestibles de alta calidad, como verduras, fruta y pescado. Además carecen del conocimiento y el tiempo para preparar una dieta adecuada y realizar actividad física o deportes.

 

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados