proyecto salutia logo   home contacto

Obesidad

 

 

ACTIVIDAD FISICA Y SALUD

La actividad física , en contraposición al sedentarismo, es uno de los pilares más importantes para preservar la salud en condiciones óptimas, en las distintas etapas del desarrollo del ser humano. Ésta debe realizarse en asociación con los hábitos de vida sanos, como ser una alimentación adecuada, higiene y reposo necesarios de acuerdo a la edad, ausencia de tabaquismo y de ingestión de alcohol y drogas. Durante la edad de crecimiento , la actividad física se considera de fundamental importancia para el óptimo desarrollo osteomuscular del niño y del adolescente, como para el afianzamiento de la personalidad y seguridad en sí mismo. En el adulto , el ejercicio físico realizado en forma organizada y bajo control médico, se considera esencial para la prevención y control de aquellos factores de riesgo que desencadenan la aparición de enfermedades cardiovasculares como la angina de pecho, infarto agudo de miocardio, insuficiencia cardíaca y accidente cerebrovascular, entre otras.

Dichos factores de riesgo cardiovasculares son:

  • sedentarismo
  • stress
  • obesidad
  • hipertensión arterial
  • tabaquismo
  • diabetes
  • aumento de colesterol y triglicéridos
  • descenso del colesterol “bueno”

Más adelante, el envejecimiento natural del individuo es acompañado de una progresiva limitación de las funciones cardiovasculares, respiratorias y del aparato musculo -esquelético. En esta etapa de declinación de la vida, la actividad física cumple también un rol esencial, porque retarda en forma considerable la disminución de la fuerza y resistencia muscular, la flexibilidad y el equilibrio.

ACTIVIDAD FISICA SEGÚN LA EDAD

 Los niños pueden realizar cualquier tipo de actividad física, siempre que ella no implique una carga importante sobre su sistema osteomuscular, aún en pleno desarrollo. En este sentido no estarían recomendadas aquellas actividades puramente competitivas, ya que ellas requieren un alto grado de exigencia física. En esta etapa se recomiendan todo tipo de juegos de desplazamiento físico, como así también la iniciación en las diferentes disciplinas deportivas, pero sin pretensiones de lograr un alto rendimiento. Son también de indicación las actividades en contacto con la naturaleza, siempre que no impliquen ningún riesgo, los deportes de ruedas, como bicicleta y patín, y los ejercicios de expresión corporal y coordinación, que también ayudan al desarrollo psicomotriz de los niños.

En los adolescentes y adultos jóvenes , el rendimiento físico logra su máxima expresión. Es por ello que en estos grupos etáreos se indica la práctica de cualquier actividad deportiva, incluída la de alta competición. Esta etapa engloba el mayor número de individuos que realizan actividad física, ya sea con un fin lúdico o puramente competitivo. El desarrollo muscular y la adaptación cardiorespiratoria permiten, en ambos sexos, un máximo nivel de resistencia, acorde con el grado de entrenamiento previo de cada individuo.Así como en las mujeres predomina la flexibilidad y la movilidad, en los hombres es más marcada la fuerza y la velocidad.

En los adultos mayores , cuyo rango de edad abarca, aproximadamente, desde los treinta y cinco a los sesenta y cinco años, hay una tendencia al estilo de vida sedentario y a los excesos alimentarios que, sumados al stress de la vida moderna, al tabaquismo y a la muy escasa o ninguna actividad física, producen sobrepeso y obesidad, diabetes e hipertensión arterial. Todos ellos, comúnmente denominados factores de riesgo cardiovascular, son el motivo fundamental por los cuales se prescribe la actividad física en esta etapa de la vida. Comienza además un proceso lento y progresivo de involución de los distintos aparatos y sistemas de nuestro organismo, el cual puede ser retardado con la práctica habitual de actividad física. En esta edad se recomiendan las actividades físicas aeróbicas, complementadas con trabajo de resistencia y fuerza de los distintos grupos musculares. Son de preferencia la caminata y el trote a ritmo moderado, el ciclismo, la gimnasia aeróbica, el baile y las actividades recreativas al aire libre.

En el grupo de la tercera edad se hace más evidente el proceso físico involutivo. Hay mayor propensión a padecer enfermedades degenerativas osteoarticulares, metabólicas y cardiorespiratorias. En esta etapa son recomendables la caminata diaria, actividades dentro de la casa que demanden algún ejercicio físico, como la jardinería, carpintería o limpieza, el ciclismo, natación, baile y paseos de a pie.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados