proyecto salutia logo   home contacto

Obesidad

 

OBESIDAD ADOLESCENTE

La obesidad en la adolescencia está asociada a varios problemas, siendo más prevalentes las consecuencias deletéreas en el área psicosocial y la persistencia de la obesidad en la edad adulta, que generalmente se acompaña de sus comorbiidades.

Algunos estudios revelan que el el 70% de los adolescentes obesos serán adultos obesos. Según la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), los adolescentes son las personas que tienen edades entre 10 y 19 años y representan cerca del 20% de la población global. Estos datos estadísticos demuestran que el 84% de los adolescentes de la población mundial se viven en los países en vías de desarrollo. A pesar que este grupo está aumentando, se le presta poca atención al tema de nutrición. La O.M.S. también advierte que el gran aumento de personas con sobrepeso en el mundo determina que a este trastorno alimentario se lo considere como una epidemia. Como ya se ha comprobado la obesidad puede ocasionar alteraciones metabólicas y asociaciones con varios tipos de enfermedades, tales como: hipertensión arterial, diabetes, enfermedades coronarias, enfermedades respiratorias, además de disminuir la expectativa de vida. De acuerdo a los registros de la O.M.S. solamente el 60% de los obesos llegan a los 60 años de edad y apenas el 30% llega a los 70 años. La independencia creciente de adolescentes, aumentó su participación en la vida social y esta situación los llevó a adoptar un hábito alimentario de acuerdo a la época. El control de la obesidad debe tener su inicio en los primeros meses de vida, ya que en ésa época los hábitos alimentarios se van formando. Es importante estimular a los niños a comer lentamente, con pequeños volúmenes en alimentos, ofrecer alimentos de mejor cualidad nutricional y se debe separar comidas de otras actividades, como estar frente a la computadora o de la televisión. La obesidad adolescente se genera por múltiples factores condicionantes: el adolescente come frecuentemente fuera de su casa, aumenta cada vez más el consumo de alimentos con alto contenido de hidratos de carbono, grasa y proteínas y a la vez disminuye el consumo de vitaminas, minerales y fibras. Esto se debe, entre otros factores, a la propia edad y a las modificaciones en su comportamiento, que lo lleva a sustituir las comidas tradicionales por hamburguesas, las frutas por los helados, dulces y gaseosas azucaradas. También otro factor importante es el comunicacional, que se encuentra en los medios masivos: la influencia de la propaganda de alimentos poco nutritivos y la costumbre de los adolescentes de estar al acecho de las novedades que se presentan, los lleva a elecciones equivocadas. Actualmente la adiposidad excesiva de los jóvenes representa un gran riesgo para la salud en su adultez, un riesgo que aumenta, cuando mas precoz sea el comienzo de su obesidad.

TRATAMIENTO DE LA OBESIDAD ADOLESCENTE

El nuevo concepto del tratamiento de este tipo de obesidad se basa en cuatro puntos: 1) reeducación alimentaria, 2) práctica de actividades físicas recreativas, 3) cambio de manera de pensar y de actitud sobre el estado de obesidad, 4) evitar el tratamiento de medicamentos anorexígenos, sin prescripción médica. Mucho se sabe de las dietas hipocalóricas, pero lo que hay que dejar claro, que la misma tiene que ser prescripta por un profesional especializado. La actividad física está siendo utilizada a lo largo de los años como uno de los principales recursos para combatir y controlar la obesidad. El estilo de vida moderno, en tanto, que tiene como característica básica la inactividad física favorece que la tasa de obesidad adolescente mundial vaya en aumento. Esta actividad física no necesariamente debe ser programada, ya que acciones cotidianas dentro de cualquier familiar, como llevar el perro a pasear, andar en bicicleta, subir escaleras, son actividades diarias importantes para el desenvolvimiento físico y motor de adolescente, siempre y cuando sean practicadas regularmente. Los ejercicios deben ser realizados regularmente entre tres a cinco sesiones por semana.

El esquema de días alternados es el más recomendado, porque tiene que existir un tiempo de descanso entre las sesiones, para que haya tiempo suficiente y las adaptaciones fisiológicas y musculo-esqueléticas no produzcan lesiones ni fatiga muscular. Volvemos a enfatizar que la alimentación de un adolescente obeso, tiene que ser dirigida y contralda por un profesional en nutrición, ya que una alteración de la dieta en esa edad del desarrollo puede causar deficiencias en la ingestión de importantes nutrientes, el propio crecimiento y el estado de salud.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados