proyecto salutia logo   home contacto

Obesidad

 

OBESIDAD Y ENFERMEDAD

Generalidades: Los estudios de las últimas décadas revelan que hay una íntima relación entre obesidad y enfermedad. Actualmente, hay pruebas evidentes que sugieren que la prevalencia del exceso de peso y la obesidad en el mundo, está creciendo drásticamente y comienza a detectarse en niños y adolescentes aumentando prevalencia de la obesidad infanto-juvenil en entre los 6 y 18 años de edad.

La prevalencia de la obesidad en el mundo fue estudiada en el Proyecto MONICA: ( MONI toring of trends and determinants in Cardio vascular diseases study), y sus conclusiones indican que la obesidad en la mayoría de los países europeos ha aumentado en torno a un 10-40% en los últimos 10 años. Según datos de la Organización Mundial de la Salud , más de 1.000 millones de personas adultas padecen sobrepeso y, unos 300 millones, son obesos. Se ha evaluado también que la relación causa-efecto entre Obesidad y Enfermedad tiene la misma significancia que Desnutrición y Enfermedad. Sólo en EE.UU la obesidad y el sobrepeso alcanzan a un alarmante 65% de la población, con más de 9 millones de niños con problemas de peso. Recientes estudios epidemiológicos señalan que cada vez más la Obesidad se está convirtiendo en una enfermedad de la pobreza .
Este fenómeno se debe a que los alimentos más baratos (en base a los cereales), los únicos acceden las personas pobres que pueden comer, son precisamente los que poseen mayor contenido calórico, originando la paradoja que coexistan la obesidad y la pobreza. No es de extrañar que la obesidad aumente también en los países en vías de desarrollo, como la Argentina. Aunque no son muchos los datos, varios estudios calculan que el 50% de la población adulta de la Argentina sufre problemas de sobrepeso y obesidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la reconoce como Pandemia y recientemente ha expresado que “hoy en el mundo hay igual cantidad de obesos que de desnutridos” ; señalando que la Obesidad constituye uno de los problemas más graves de la Salud Pública que la humanidad enfrentará en el siglo XXI .

FACTORES PREDISPONENTES: Se pueden agrupar en: a) heredofamiliares , tienen relación con la genética familiar y la cultura alimentaria de la familia de origen. Muchos casos de obesidad, deriva de una ingestión exagerada de alimentos (tipo exógena), factores estrechamente vinculados con hábitos de vida tempranamente adquiridos y no trasmitidos genéticamente, sino aprendidos. Hay investigaciones que constataron que el riesgo de obesidad aumenta en los niños cuyos padres (uno o ambos) tienen sobrepeso o son obesos. b) psicoculturales: el aumento del sedentarismo, debido a diversos tipos de trabajo sedentario que impuso el avance tecnológico. La tecnología posibilitó nuevos hábitos sedentarios con la incorporación de la computadora e Internet como parte de la rutina diaria. Si bien la televisión es un electrodoméstico más en los hogares, es una forma más de sumar horas al sedentarismo diario. Los hombres adultos tienen dos veces más probabilidad de llegar a ser obesos si pasan más de 3 horas viendo televisión en comparación con quienes apenas pasan una hora diaria frente al televisor.

CONSECUENCIAS A LA SALUD: La ciencia médica ha estudiado exhaustivamente la relación Obesidad-Enfermedad. La obesidad predispone al individuo a varios factores de riesgo cardiovascular, entre ellos la hipertensión y elevados niveles de colesterol en sangre. En las mujeres, la obesidad es la variable más importante en las enfermedades cardiovasculares, después de la edad y la presión sanguínea. El riesgo de sufrir un infarto es unas tres veces mayor en una mujer obesa que en una mujer de peso normal y de la misma edad. Las personas obesas son más propensas a tener altos niveles de triglicéridos y colesterol LDL en sangre y bajos niveles de colesterol HDL. La relación entre la hipertensión (alta presión arterial) y la obesidad está bien documentada, y se calcula que la proporción de hipertensión atribuible a la obesidad es del 30-65% en las poblaciones de Occidente. El estudio de Framingham demostró prospectivamente que por cada 10% de incremento del peso, la presión arterial aumenta 6,5 mmHg, el colesterol plasmático 12 mg/.

La prevalencia de la hipertensión en adultos con sobrepeso es tres veces mayor que en adultos sin sobrepeso, y el riesgo de hipertensión en personas con exceso de peso entre 20-44 años es casi 6 veces mayor que en los adultos con peso normal. La experiencia ha demostrado una  asociación indiscutible entre obesidad y diabetes mellitus. Grados moderados de obesidad puede elevar el riesgo de diabetes hasta 10 veces y el riesgo crece mientras mayor es la intensidad de la obesidad. Finalmente diremos que la Obesidad es la madre de muchos factores de riesgo cardiovascular, ya que de su mano vienen la Hipertensión Arterial, la Hipercolesterolemia, muchas veces la Diabetes y el inevitable Sedentarismo.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados