proyecto salutia logo   home contacto

Parto natural

Señales de parto

Trabajo de parto

Parto prematuro

Complicaciones del parto

Lactancia del recién nacido

 

PARTO

El parto es un proceso fisiológico que viven las la mayoría de las mujeres en su ciclo reproductivo. Para llegar a esta situación de parto, las mujeres tienen que tener 2 condiciones: un buen estado de fertilidad y la tomar la decisión de embarazarse.

El dolor es tradicionalmente la palabra que deja la experiencia del parto. Vivenciar de esa forma ese momento único puede ser llegar a ser angustiante tanto como la parturienta, sus familiares y los profesionales que intervienen. Los avances tecnológicos y farmacológicos puede atenuar el dolor durante el trabajo de parto, aunque existe actualmente mucha controversia entre los especialistas. No obstante, en la actualidad el “miedo a sufrir” es un factor determinante para que muchas mujeres embarazadas opten por la cesárea (intervención quirúrgica que evita el parto). El alivio del dolor del parto no es una preocupación de la mujer contemporánea, ya que se conoce que desde antes de la Edad Media, era muy común que las mujeres antes de parir se sometieran a toda suerte de “magias” o “amuletos”, prácticas éstas que han quedado como “atavismos” culturales que persisten en algunos grupos sociales. En la actualidad existen diversas estrategias terapéuticas que tienen como objetivo atenuar o suprimir los dolores de parto, inclusive utilizando drogas farmacológicas. Aunque hay que mencionar que existen otros métodos no farmacológicos como la hidroterapia, la actividad física selectiva, masajes, técnicas de respiración, relajación y educación sobre el trabajo de parto. Las técnicas mencionadas se basan en métodos psicosomáticos, que reducen el miedo, disminuyen la tensión y el dolor, mejorando el tono de la musculatura involucrada en el trabajo de parto. Se complementa con el aprendizaje de una respiración lenta, control del relajamiento muscular y el conocimiento y la aplicación de técnicas para esfuerzo de pujo. El objetivo de la aplicación del método psicoprofiláctico en el parto es proveer a la mujer de reflejos condicionados favorables, ya que si ésta mantiene la corteza cerebral activa tendrá la capacidad de originar fuertes zona de inhibición que bloquen los estímulos en su punto de excitación cortical.

Si se logra este objetivo, al evitarse la difusión de esa excitación por la corteza, no habrá sensación dolorosa de las contracciones uterinas y más sinergia entre el cuerpo y el cuello uterino y la acción de los pujos a través de la prensa abdominal. Es en ese momento que la parturienta debe ejecutar determinadas maniobras para facilitar el acto del parto, aplicando las nociones sobre la respiración adecuada a realizar.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados