proyecto salutia logo   home contacto

Parto

 

cOMPLICACIONES DEL PARTO

Generalidades: El proceso del parto está incluido en la fisiología reproductiva de la mujer. Como todo proceso normal y natural del organismo, está sujeto a los condicionamientos de factores psicobiológicos. Cuando en el proceso del parto hay una alteración en los factores condicionantes existe una alta probabilidad que existan complicaciones en el parto.

Dentro de los más importantes, podemos resumir que hay cinco que no pueden dejar de mencionarse: El feto, con su propia estructura y los anexos (membranas y placenta), el canal del parto, con sus características, las contracciones uterinas, con su frecuencia e intensidad, la posición de la parturienta y la actitud de ella tanto psicológica como emocional. Con respecto al feto, podemos decir que actúa pasivamente, como un cuerpo que es trasladado y expulsado por un desfiladero formado en los genitales internos de la mujer. No obstante, las membranas que rodean al feto y el líquido amniótico actúan amortiguando las presiones a nivel cefálico durante el descenso por el canal del parto. Las presiones están dadas por las contracciones uterinas. Las membranas pueden romperse espontáneamente antes de que comience el trabajo de parto (ruptura prematura) o durante el curso de éste (ruptura precoz). Siempre que ocurre la ruptura, el trabajo de parto se estimula y la protección contra la infección que proporciona la membrana desaparece. En muchas ocasiones el médico obstetra es quien debe romper la membrana durante el trabajo de parto para estimular las contracciones y provocar el encajamiento de la cabeza del feto (amniotomía) y así evitar las complicaciones del parto. Según los conocimientos tocoginecológicos que se tienen actualmente se puede afirmar que hay dos factores que influyen sobre el curso del parto: el tamaño fetal (especialmente el de la cabeza) y su posición dentro del útero: Tamaño de la cabeza. Durante el embarazo y un tiempo después del parto los huesos de la cabeza del feto no están solidificados. Se unen entre sí mediante uniones membranosas (llamadas suturas) y en los lugares donde los huesos se encuentran, quedan espacios también cubiertos por una membrana que se llaman fontanelas. Conforme la cabeza se introduce y desciende por el canal del parto, las suturas y fontanelas permiten que haya cierta superposición de los huesos del cráneo, con lo que se logra la adaptación de la cabeza al canal. Este fenómeno se denomina moldeamiento, que puede ser bastante notorio. La forma de la cabeza de los recién nacidos se recupera en unos pocos días. Una vez que la cabeza ha salido del canal del parto, el resto del cuerpo y la placenta salen con facilidad porque los diámetros que presentan en relación con el cuerpo de la madre son mucho menores que los de la cabeza. En ocasiones, sin embargo, sobre todo en fetos de gran tamaño, la salida de los hombros puede suponer un problema.

Posición del feto. En la gran mayoría de los partos en la especie humana (96%) el feto viene de cabeza (en la llamada presentación cefálica o de vértice). Por lo general, en las primíparas la cabeza del feto se encaja en la pelvis al cumplir el séptimo mes de embarazo. En las multíparas este evento puede tener lugar un poco más tarde. La denominada presentación de pelvis o podálica (es decir, aquella en la cual los pies o las nalgas del feto están encajados en la pelvis materna) es considerada en la actualidad por la mayoría de los médicos obstetras como de alto riesgo por el peligro que representa la retención de la cabeza en el último momento del parto. Por eso la presentación de pelvis y la llamada situación transversa, en la cual el feto viene atravesado son las los factores condicioonantes más frecuentespara que existan complicaciones del parto. En esos casos, una forma de evitarlas es la son cesárea.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados