proyecto salutia logo   home contacto
 

PIEL

La piel es vital y el mayor órgano del cuerpo humano, ya que representa aproximadamente el 16% del peso corporal. Sus complejidad está relacionada a los varios tipos de tejidos que están incluidos en su interior: el epitelial, el conectivo, el nervioso y el vascular. De acuerdo a la región anatómica donde se encuentre, la piel presentará variaciones tanto en su espesor como en la cantidad de anexos cutáneos. Un ejemplo lo encontramos en el espesor de la piel que está aumentado en las palmas de de manos y las plantas de los pies.

Con respecto a la cantidad de glándulas sebáceas, en la cara se concentran la mayoría de ellas.

La piel se divide en tres capas, que desde afuera hacia adentro son:
a) la epidermis,
que es un epitelio estratificado (más de una capa de células), pavimentoso (células aplanadas), queratinizado (contienen queratina) y muy vascularizado (gran cantidad de pequeños vasos sanguíneos). El 90% de las células son queranocitos, la capa más superficial de la piel. El 10% restante lo componen los melanocitos (células que contienen melanina). La epidermis contiene además folículos pilosos y glándulas sudoríparas .
b) Dermis:
Es el tejido conjuntivo donde se apoya la epidermis y que sirve como punto de unión entre el tejido celular subcutáneo y la hipodermis. Es de superficie irregular a lo largo de su localización, observándose protuberancias llamadas papilas dérmicas. La dermis está constituida por dos capas de células, sin límites precisos, la más superficial se llama capa papilar y la más profunda, capa reticular. Ambas capas poseen fibras elásticas que le otorga a la piel su característica elástica. La gran mayoría de las fibras de la piel son de colágeno, que es responsable de la resistencia de la misma.
c) Hipodermis:
Es la capa más profunda y está formada por tejido conjuntivo unido en forma laxa a la dermis. De acuerdo al grado de nutrición de la persona, puede existir una capa suplementaria de células adiposas en personas sobrealimentadas.

Fisiología de la piel: La función primordial es de “contener al cuerpo”. Protegerlo de agresiones del medio externo: frio, calor, amortiguar traumatismos, eliminar calor, eliminar agua (sudoración), combatir a los gérmenes (función inmunológica). Como se trata del mayor órgano del cuerpo humano y es totalmente externo, debemos aprender a realizar los cuidados correspondientes para prevenir accidentes y enfermedades. También debemos decir que la acción de los rayos ultravioletas pueden provocar quemaduras importantes cuando hay una exposición solar en horas inadecuadas.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados