proyecto salutia logo   home contacto

Piel

 

ACIDO HIALURONICO

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en el organismo. En la piel, es una sustancia gelatinosa situada entre las fibras de colágeno y las fibras elásticas, ayudando a su sustentación. Su constitución química está representada por un polisacárido, macromolécula del grupo de las glicosaminas, constituído aproximadamente por 1.000 a 10.000 unidades de disacáridos con alto peso molecular.

Está ampliamente distribuido en varios tejidos del organismo, como componente principal de sustancias intercelulares, responsables de mantener una matriz gelificada, unida a proteínas, otros polisacáridos y agua. Actúa también como un lubricante para proteger los tejidos contra infecciones bacterianas y conserva el estado de hidratación por retener el agua en los tejidos. Dentro del proceso de envejecimiento cutáneo hay una degradación o destrucción del ácido hialurónico en su estado natural y es una causa de la aparición de arrugas y surcos en ciertas zonas del cuerpo o el rostro. También el acido hialurónico es uno de los componentes del cartílago y del líquido sinovial que son estructuras que no sólo protegen las superficies de las articulaciones óseas sino que sirven para absorber los impactos. También algunos autores demostraron que estimula la regeneración celular. Luego de realizar estudios en diversas poblaciones de personas afectadas por envejecimiento de la piel (surcos, arrugas entre otros signos) y otras personas afectadas en sus articulaciones, se constató la conveniencia del uso del ácido hialurónico en el tratamiento de distintas patologías que se relacionan con el aspecto estético y también con procesos dolorosos musculo-esqueléticos. Entre los años 2003 y 2008 el tratamiento facial con ácido hialurónico se convirtió en el segundo procedimiento estético más realizado en los Estados Unidos, ya que el primer lugar en la elección de ese tipo de tratamientos sigue siendo la aplicación de Botox (toxina botulínica tipo A). El crecimiento del uso de esta técnica se debe en su seguridad y eficacia, ya que es una sustancia producida naturalmente por el organismo y los riesgos de alergia son casi nulos. Además el ácido hialurónico por su capacida de retener agua e hidratar, da más volumen a la piel y al contorno facial. Con el pasar de los años debido al proceso de envejecimiento, la cantidad de esta sustancia disminuye y aparecen las arrugas y la flaccidez en algunas zonas del rostro. Es por esa razón que si se realiza el suplemento necesario de esa sustancia en la superficie de la piel, a través de la formación de un film artificial, se podría mantener la condición de humectación natural.

TRATAMIENTO CON ACIDO HIALURONICO

Este ácido obtenido por biotecnología se presenta como una forma de sal sódica, el Hialuronato de Sodio al 1%. Este forma un film, o una fina película transparente, que confiere una protección natural no encontrada en otros humectantes de bajo peso molecular que se usan normalmente. El ácido hialurónico no es absorbido por la piel, ayudando a conservar su elasticidad y tonicidad; conserva también la humedad de la superficie cutánea, evitando la evaporación de agua. Está indicado en concentraciones que varían de 1% a 10% (de ácido hialurónico 1%) en forma de gel, cremas, emulsiones hidratantes y cremas antienvejecimiento. Otra forma de tratamiento con ácido hialurónico es por inoculación. Esta vía de administración también es un procedimiento seguro, aunque en algunos casos puede aparecer una hinchazón en lugar de la aplicación, que mejora con la aplicación de compresas frías. También pueden aparecer hematomas (pequeños derrames de sangre) por sangrado de algún pequeño vaso venoso, que se reabsorben antes de los 3 días de su aplicación. El efecto terapéutico con esta sustancia, dependerá de la superficie tratada, de la cantidad del producto que fue utilizada y de factores propios del paciente. Por lo general dura entre 5 y 9 meses.

Siempre se recomienda que las aplicaciones tengan una frecuencia regular para mantener los resultados. El ácido hialurónico puede ser aplicado en el rostro para definir el contorno y aumentar el volumen de los labios, para corregir arrugas y surcos del rostro, para tratamiento de cicatrices residuales posterior al acné, para redefinir los contornos faciales, rejuvenecimiento de las manos, del lóbulo de la oreja, entre muchos otros. Por no tratarse de una intervención quirúrgica, no se necesita internación hospitalaria, siendo efectuada en el consultorio médico. Sólo se aplica un anestésico local, que puede ser tópico o inyectable. Luego por medio de una aguja fina se inyecta el ácido mencionado sobre la arruga o el surco para aumentar el volumen de la zona a ser tratada.

 

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados