proyecto salutia logo   home contacto

Piel

 

ALIMENTACION PARA EL CABELLO

 Las personas, en especial las mujeres, no encuentran cual es el método ideal para mantener saludables sus cabellos. Desde los métodos basados en la higiene: jabones, cremas vitamínicas, cremas de enjuague, hasta el tipo de alimentación elegida, las mujeres han intentado todo hacer lo posible para mantener sus cabellos vitales y vigorosos.

Así que es oportuno tener presente que en muchos casos las mujeres observan que comienzan a tener “problemas” con sus cabellos, desde el aumento de la secreción de las glándulas sebáceas hasta la aparición de cabellos quebradizos. Es decir, hay muchos problemas de cuero cabelludo que aparecen sin motivo cierto, pero existen otros que pueden ser ocasionados por el tipo de alimentación elegida. El cabello, al igual que la piel y las uñas, se halla en constante renovación y su metabolismo y regeneración son muy sensibles a los déficits nutricionales. De hecho, cualquier déficit vitamínico, mineral o proteico puede ocasionar debilidad, fragilidad Las deficiencias nutritivas pueden contribuir a la perdida de pelo debilitando su estructura, causando roturas y una regeneración lenta. Estos problemas con el pelo que son causados por deficiencias nutricionales pueden ser corregidos con una dieta apropiada y equilibrada.

Importancia de los macro y micronutrientes : Los principales alimentos que están involucrados son los que contienen altas concentraciones de vitamina A, vitamina B, la biotina, vitamina C, cobre, hierro, zinc, proteínas, y agua. Es por ello, que a continuación se mencionarán aquellos alimentos que contribuyen a mantener nuestra cabellera saludable, con formación de folículos pilosos vitales. En general podemos comenzar diciendo que los vegetales, como frutas, verduras, legumbres, cereales o fibras, son los más indicados para contribuir a un crecimiento saludable del folículo piloso. Al contrario, no se recomienda ingerir alimentos ricos en grasas, como frituras, chocolates, tortas o las habituales del verano, los helados. Este tipo de comidas, no son nocivas solamente para la vitalidad de los cabellos, sino también para otros tejidos y órganos del cuerpo, como ocurre con el hígado y las vías biliares.
Una alimentación para el cabello sana, presupone una dieta equilibrada con alto contenido en fibras. Estas traen mucho beneficio al desarrollo del folículo piloso, además de las proteínas y carbohidratos. La fibra se encuentra en vegetales y en el germen de trigo. Deben seleccionarse las grasas insaturadas que se encuentran en los aceites vegetales, como son el aceite de oliva, el de girasol, el de maíz, el de uva, etc. Las proteínas animales, deben obtenerse especialmente de las carnes blancas (pollo, pescado) y también en huevos y en la leche. Las proteínas vegetales en las legumbres y en los cereales. Por lo tanto, un desayuno ideal estaría en la combinación de cereales y leche. La leche tiene que ser descremada y de pocas calorías.
En toda dieta que se presuma saludable para los cabellos, se tiene que priorizar el consumo de frutas y hortalizas. Además se tiene que beber grandes cantidades de líquido, que mantendrá la hidratación adecuada del cuero cabelludo.


No es recomendable beber grandes cantidades de café, bebidas alcohólicas y el consumo del tabaco. La relación del tabaquismo y la vitalidad de los cabellos es tan grande, que no es mala idea plantearse la conveniencia de dejar el hábito. Finalmente se puede resumir que una alimentación para el cabello, es realizar un cambio radical de hábito dietético, priorizando la ingesta de vegetales, cereales y frutas, carnes blancas, lácteos descremados y alimentos ricos en vitaminas y minerales antes mencionados. Evitando el consumo de las frituras y alimentos ricos en hidratos de carbono, como tortas y helados.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados